Antes comenzar con la reseña cabe aclarar que aunque este es el segundo número publicado por TBG, aparece como número 1 también y es doble y a partir de aquí la numeración deberá seguir el orden correcto. También cabe mencionar que la historia se divide en dos partes una centrada en el equipo y su misión actual y la otra en el pasado de los miembros, así que para mayor agilidad reseñaré primero la misión y luego las historias personales.

Waller llega a la Penitenciaria de Belle Reve acompañada de Flag y de la mano derecha de este; Katana, con la intención de reunir a los miembros de esta nueva misión los afortunados son: Deadshot, Harley Quinn, Captain Boomerang, Enchantress y Killer Croc. Este equipo de psicopatas deberá de infiltrarse en una prisión rusa en el mar de Láptev para, por órdenes de la NSA, localizar a un contacto llamada Hack, con la habilidad de teletransporase a través de la red como información digital, que se encuentra prisionera y sabe donde esta la bóveda negra y los introducirá en ella. El equipo se embarca en un viaje órbital para no ser detectados y gracias a Croc terminan estrellándose en aguas del artico, logran penetrar la prisión y una ves dentro rescatan a Hack y se hacen con el “Elemento Cósmico” por desgracia descubrirán que no es tan sencillo, ya que este elementos cosmico no es otro que el General Zod, un capítulo lleno de acción, mucha sangre y lamentablemente una pérdida.

En la segunda parte conoceremos los orígenes de dos miembros del equipo; Floyd Lawton alias Deadshot y Digger Harkness conocido como Captain Boomerang; ambas mini historias nos permiten conocer un poco del pasado de estos individuos y el porque se encuentra en las manos de Waller, aunque no debemos confiarnos en la historia que cada uno cuenta, por la sencilla razón que no son dignos de confianza pero nos permite conocer un poco de la historia y motivaciones de nuestros protagonistas.