Sebastian Clay se considera un tipo normal , un “standard guy”, sin embargo su familia no es una familia estándar, pertenece a un clan de cazadores de  monstruos llamados wytches. Sebatian se tendra que preparar para su primera misión: matar a la familia de su mejor amigo.

Wytches : Bad Egg Halloween special, como lo dice su nombre es un comic especial que forma parte de la serie de  Wytches. Traído por la editorial estadounidense Image, cuenta con 80 páginas : 70 dedicadas al comic y 10 dedicadas a algunos bocetos e ilustraciones adicionales

Scott Snyder , siempre nos ha sabido impresionar con sus escritos,   ya sea escribiendo historias sobre hombres murciélago contra el crimen o de hombres murciélago chupa sangre haciendo el crimen (Batman: Endgame , Batman : Eternal,  American Vampire).  Snyder a pesar de haber cargado con uno de los títulos más importantes del medio del comic no trae argumentos nuevos ni tiene las historias más reveladoras del noveno arte, para algunos lo que hace a Snyder un buen escritor es él quien, al igual que en el cine, él que cuenta la historia de una manera interesante y atractiva para los lectores. Y en este especial de Wytches lo vuelve a hacer , centrándose en las emociones y pensamientos de un niño de 12 años  plantea una historia de suspenso atreves de como la rebeldía lleva a cuestionarse en quién se puede confiar  sean amigos o familia. La historia se escribe de manera descriptiva sobre la naturaleza del protagonista y sus relaciones con los demás personajes , así como también los papeles secundarios llegan a tener una evolución y una repercusión en el primero.

El arte visual , por parte de Jock como ilustrador (Batwoman , Hellblazer) y  Matt Hollingsworth como colorista (Crononauts, Tokio Ghost)  es expresivo y atractivo. Menciono a los dos porque si bien Jock hace las imagenes con una buena síntesis y de un modo lo suficientemente bueno para  complementar el escrito, es Hollingsworth quién le da el atractivo al someter a las páginas con un tratamiento de manchas de color , esto dota al comic de dinamismo y genialidad.

En conjunto los visuales y el escritos, ciernen la atención del lector en lo que no se ve a simple vista, sino que se intuye gracias a la parte literaria. Es Scott Snyder quién logra de mejor manera provocar las sensaciones de terror y angustia sobre la trama. Sin embargo esto puede resultar algo contraproducente en algunas páginas, son contadas los paginas en las que sale sobrando el texto de manera sobre explicativa,  algo que hace lenta y tediosa la lectura. Mas allá de algunos problemas con el texto y el tiempo de lectura, el comic se mantiene por su propia cuenta y logra llevar al lector a una experiencia estética con el terror y la angustia que sentiría un niño de 12 años.