Todos conocemos a Skottie Young por las portadas baby tan famosas que han sido publicadas durante años por Marvel comics  y que seguirán publicándose por mucho tiempo más

Pero resulta que este artista es mucho más que sólo trazos de superhéroes cabezones y estamos frente a uno de sus mejores trabajos: Middleswest, en el cual funge sólo como escritor y como portadista de la reimpresiones.

En Middlewest #1 conocemos a Abel, un adolescente que vive sólo con su padre en un parque de remolques y trabaja como repartidos de periódicos. Una mala noche, llena de pesadillas, hace que Abel despierte tarde en un sábado y no realice sus reparticiones a tiempo lo cual enfurece a su padre. Conocemos entonces a uno de los amigos de Abel, un zorro que habla.

Cuando Abel retoma sus deberes, una ráfaga de viento le hace perder los diarios y decide entonces ir con sus amigos en lo que podría ser una agradable tarde de juegos y diversión. Pero todo se complica cuando su grupo de amigos toma decisiones equivocadas y lo involucra y eso despierta la furia del padre de Abel.

Los peores sueños de Abel se harán realidad y lo orillarán a huir de su casa y comenzará una gran aventura.

Este primer número de Middlewest nos presenta la introducción de lo que pinta para ser una asombrosa historia sobre un chico que aprende como las decisiones afectarán su vida irremediablemente.

El arte corre a cargo de Jorge Corona y es vertiginoso y lleno de secuencias dinámicas y se complementa maravillosamente con los colores espectaculares de Jean-Francois Beaulieu.

Middlewest es una historia que nos conecta con su protagonista y nos tiene en la espera de saber que pasará con él en los próximos números.