Escrito por: Garth Ennis (Punisher, Hitman, The Darkness)

Dibujado por: Steve Dillon (Hellblazer, The Punisher)

Portadista: Glen Fabry (2000 AD, The Authority, Thor)

Editorial TBG (Televisa) al fin nos trae el tomo final de la serie regular de este clásico de los 90s, solo se tardaron poco más de cuatro años, considerando que el primer tomo salió a la venta en el lejano septiembre de 2014 y este tomo, el seis, apenas en octubre de 2018.

¿Qué se puede decir de esta obra que revolucionó el mundo del comic desde que fue publicada en 1995 y concluyó hace dieciocho años, en el 2000? Una obra publicada por el sello Vertigo, “para lectores maduros” protagonizada por el reverendo Jesse Custer, quien después de tener un altercado con los feligreses del pueblo de Annville, Texas, durante la celebración religiosa a la que había acudido todo el pueblo, es poseído por Genesis, el producto de la impía unión de un serafín y una demonio, este ser, de voluntad pura, decide unirse a Custer, lo que provoca la muerte de los habitantes de Annville, Custer despierta en posesión de un poder “mayor al de Dios” y que consiste en obligar a todos los que escuchan “su palabra” a realizar cualquier mandato sin posibilidad de resistencia, tras esto, Jesse decide buscar a Dios, para preguntar por qué ha abandonado a la creación.

Durante 66 números (seis tomos en la edición de TBG) vemos las andanzas de Custer, quien acompañado por su novia Tulip, tienen una gran cantidad de aventuras en su búsqueda y van haciendo amigos y bastantes enemigos, justamente uno de los grandes aciertos de la serie son los atractivos protagonistas que vemos a lo largo de la serie, entre ellos:

  • Jesse Custer, el prototipo del hombre sureño norteamericano, guapo, fuerte, gran peleador, amoroso, fiel, con valores morales fuertemente arraigados, con una convicción inquebrantable, amante de los animales.
  • Tulip O´Hare, una joven adicta a la adrenalina, gran peleadora, capaz con las armas, que no necesita a Custer para defenderse, amorosa y fiel hasta el final.
  • Cassidy, un vampiro inmigrante irlandés, fuerte, rápido y encantador, cuya amistad con Custer es uno de los ejes fundamentales de la historia.
  • El Ángel de los asesinos, un pistolero implacable al que Dios dio una segunda vida para servir como ejecutor infalible.
  • Caraculo, una parodia de Kurt Cobain, un joven que por tratar de emular justo a Kurt, su ídolo, se dispara en la boca, pero sobrevive con terribles deformaciones en el rostro que le hacen ganar, a pulso, su sobrenombre, su apariencia y sus dificultades para hablar, irónicamente lo convierten en una celebridad al hacerse cantante de rock.
  • Herr Star, alemán, miembro del Grial, una organización secreta que a lo largo de 2000 años ha mantenido viva la descendencia de Cristo mediante un sistema endogámico, para mantener puro el linaje con los problemas que esto genera y que deseaban organizar una “segunda venida” hasta que las acciones de Custer prácticamente hacen desaparecer a la organización dejándola en las manos de Starr, quien ahora solo busca venganza de Jesse después de perder un ojo, una pierna y obtener una cicatriz “extraña” justo en la parte superior de su cráneo.
  • Dios, literal, el ente creador de todo y que, con el argumento del libre albedrio, ha dejado a la humanidad a su suerte y que es buscado por Custer por ello.

Adicional hay una enorme cantidad de personajes secundarios muy complejos, creíbles e interesantes que van aderezando las páginas de la serie y que proveen de muchas aventuras a nuestros protagonistas.

Es en este tomo, que incluye los números 55 al 66 de la serie, además del especial “elevado en la silla”, donde vemos como se cierran todas las historias, que, tengo que decirlo, dejan un sabor amargo en la boca, como si algo faltara, aun así, nos provee de excelentes momentos antes de que el final llegue.

Jesse busca al Santo de los Asesinos buscando convencerle de ayudarle en su búsqueda de Dios, al mismo tiempo le pide a Cassidy que lo vea en el Álamo para una plática final buscando entender cómo fue posible que Cassidy lo hubiera traicionado, ésta reunión es descubierta por los esbirros de Herr Star quien pone los pocos recursos humanos resultantes del Grial en la misión de matar a Custer, en el inter, Custer conoce a Sally, una chica que fue amiga de Cassidy en su juventud y que le platica como el vampiro destruyó la vida de ella y sus amigas por su adicción a las drogas.

Custer dispone todo para pelear con Cassidy, sabiéndose perseguido por el Grial, el resultado es predecible, pero nos entrega excelentes diálogos, desde entender porque actúa así Dios ********SPOILER*********** necesita amor, la carta de despedida de Custer a Tulip o la pelea de Custer y Cassidy, al final, todos mueren, excepto Tulip (que ya había muerto antes y fue revivida por Dios).

Ennis trata de cerrar dignamente todas las historias, aunque creo que el final de Caraculo es un simple fanservice, innecesario, además de poner a Tulip como una asesina de primer nivel, casi una ejemplar de Chuck Norris femenina.

El final de una gran historia, falta ver si mas adelante TBG saca a la venta los Spin Off de la serie.