Monstress, es una obra de fantasía épica, de intrigas, de magia, dioses y aventuras, Marjorie Liu (Han Solo, X-23, Daken), nos sitúa en un universo de fantasía, con claras referencias a la cultura oriental, pero también a la Europa medieval, un mundo matriarcal, donde confluyen cinco razas:

  • Los gatos, seres inteligentes, con una agenda propia, descendientes directos de Ubasti, la deidad gatuna, más vieja aún que los Dioses Antiguos.
  • Los humanos, que llegaron después, evolucionaron de seres marinos y son negados para la magia, pero algunos nacen con poderes mentales, por lo que son buscados y entrenados por los Cumaea, la orden religiosa que prácticamente dirige a los humanos.
  • Los Antiguos, son animales antropomórficos cuyo origen se desconoce, no se sabe si descienden de los animales o los animales de ellos, son inmortales, salvo por ataques, en algún momento de la historia esclavizaron a los gatos, actualmente han decaído y están divididos en dos Cortes,” Amanecer” y “Anochecer”.
  • Los Arcanos, que no se sabe si son híbridos de humanos y Antiguos o evolucionaron aparte, poseen algunos de los poderes de los Antiguos, pero son mortales y algunos con apariencia humana.
  • Los Viejos Dioses, de los cuales se sabe muy poco, excepto que son criaturas de inmenso y destructivo poder y que actualmente solo sus sombras caminan por el mundo, aunque se cree que regresaran para destruirlo todo.

Es en este mundo, donde los humanos y los arcanos se enfrentan constantemente, Maika Halfwolf, una arcana, al intentar vengar a su madre de las Cumaea, se entera que tiene en su interior un monstruo, al parecer un Viejo Dios, a quien debe controlar y al mismo tiempo evitar que las diferentes facciones logren apoderarse de este poder.

En su travesía se une a Kippa una chica zorro, y al gato Ren Mormorian, además de varios aliados temporales intentando escapar de las Cumaea y al mismo tiempo descubrir los detalles de su origen y de su misterioso inquilino.

Desde que salió en el 2015, Monstress de Marjorie Liu y Sana Takeda llamó la atención de los críticos, en el 2016 fue nominada, sin ganar, a los Eisner, uno de los premios más reconocidos del novenos arte, en el 2017 gana el British Fantasy Award por “Mejor comic”, así como el Hugo a “Mejor historis gráfica” y es en 2018 cuando recibe los mayores reconocimientos al ganar el Hugo por “Mejor histria gráfica” y “Mejor artista”, asi como el Eisner a “Mejor serie continua”, “Mejor publicación para adolecentes (13-17 años)”, “Mejor escritor” y “Mejor pintor/ artista multimedia”.

La historia es absorbente, muy dinámica, Liu claramente tiene éxito en transportarnos a su mundo y hacerlo coherente, desde el principio atrapa, es capaz de contar una buena historia y a la vez emite un discurso contra la discriminación, la intolerancia religiosa, el esclavismo, donde la multiculturalidad reina, tal vez el principio es muy pesado, Liu, nos provee de toda la información demasiado rápido, al grado de poder saturar al lector, incluso utiliza el recurso de resúmenes de la historia de boca de un gato, el profesor Tam Tam, que de forma muy sencilla nos dá los antecedentes para entender la historia y la situación política del mundo.

Sana Takeda presenta un trabajo extraordinario, al realizar los lápices y los colores ella misma, nos entrega una verdadera belleza de obra, el ambiente es bellísimo, los personajes muy atractivos, las escenas de acción, muy bien logradas, así como los monstruos, el único, pero, son sus rostros, por momentos indistinguibles uno de otro, pero, incluso la ropa es muy bella, en la obra imprime estilo vagamente asiático clásico, excelente.

Otro inconveniente es la periodicidad, la obra se comenzó a publicar en 2015 y apenas vamos en el número 18, lo que, por otro lado, permite ponerse al día muy rápidamente, se ha convertido, en una de mis series favoritas.