Wien se definia si mismo como un fanboy, un geek. “Aún lo soy, siempre lo seré.  Si mi trabajo aun influye en el publico, es porque lo escribo desde el punto de vista del fanatico, así que constantemente estoy fascinado por los personajes y sus historias.  Mis historias han sido interpretadas por tres ganadores del Oscar, así como varios nominados de la academia, a los premios Tony y a los Golden Globe. Puedo hacer que las cabezas de los lectores exploten, porque la mía ya lo hizo antes”.

Dibujante, escritor, editor, pero ante todo lector y amante de los cómics, Len Wein es directa e indirectamente responsable de mucho de lo que leemos hoy en dia. Neil Gaiman dijo que la primera vez que se enamoró del trabajo de un escritor fue con Wein en Swamp Thing; Chris Claremont mencionó que el rostro de los cómics en la segunda mitad del siglo XX sería radicalmente diferente si no fuera por las contribuciones de Wein al medio. Brad Meltzer y Joe Hill también reconocen su influencia y debido a su trabajo es que decidieron comenzar a escribir cómics.

Wein era un niño enfermizo, a la edad de 8 años estuvo hospitalizado y su padre le llevo una pila de cómics para mantenerlo ocupado. A partir de ese momento quedo enganchado y cuando su profesor de octavo grado le dijo que tenia talento artístico, se dedico en cuerpo y alma a trabajar para ingresar al medio editorial.

Junto con su amigo Marv (Wolfman) iba una vez al mes a las oficinas de DC Comics, que en aquel tiempo organizaba recorridos semanales y se volvieron rostros familiares en la editorial. Wolfman se dedicaba a escribir fanzines y juntos decidieron enviar muestras de su trabajo a Dick Giordano, quien entonces trabajaba en Charlton, pero que eventualmente se mudo a DC. Giordano no estaba ese día en las oficinas, pero Carmine Infantino y Joe Orlando les reconocieron y aceptaron sus muestras. Orlando les dijo que les faltaba pulir el arte, pero que los guiones eran buenos, así que les pidió enviar historias para un titulo que necesitaba guionistas, House of Mystery.

En realidad su primer guión publicado fue Teen Titans18, y a partir de entonces comenzó a escribir historias de horror principalmente. Tower of Shadow, Chamber of Darkness, NIghtmare, The Twilight Zone, The Witching Hour, House of Mistery, Creatures on the Loose y House of Secrets.

Precisamente en esa serie debutó el personaje que mas se recuerda de la amplia producción de Wein, Swamp Thing. La influencia de Swamp Thing no solo se siente en los cómics de la época sino que afecta la gran mayoría de lo que podemos leer hoy en día. El ejemplo más claro es el trabajo de Alan Moore, que marco un parteaguas en el medio. Un día Wein le pregunto: “Por que insistes en utilizar a los villanos que he creado?”; Moore respondió: “Si tu dejas de crear estos maravillosos bastardos, yo dejo de usarlos”.

Así era Wein, una verdadera leyenda viviente antes de los 30 años. No pocos artistas buscaban ilustrar sus guiones, ya que deciden eran los mas fáciles de interpretar; siendo el mismo un aspirante a dibujar, plasmaba claramente sus ideas y transmitir perfectamente lo que esperaba del dibujante.

Otra creación atemporal de Wein es Wolverine, el mutante favorito de los fans, quizás el personaje mas popular de los 80s y buena parte de los 90s. Escrito a petición expresa de Roy Thomas, quien lo desafío a crear un personaje con acento canadiense llamado Wolverine, así que se puso a buscar información y desarrollo al personaje de tal forma que coincidiera con lo que había leído. Además le hizo un mutante porque conocía del proyecto de revivir a los X-Men como un equipo internacional, así que pensó en dejar a este personaje para que el equipo creativo lo usara. Finalmente el mismo fue quien lo utilizó, ya que Wolvie irrumpió en la irónica portada del histórico Giant X-Men #1 y todos sabemos lo que sucedió después.

En los últimos años varios autores han recibido el reconocimiento que se les negó en su tiempo, la industria y los fans tienen una deuda inimaginable con Len Wein, quien no solo creo multitud de personajes, también escribió y edito algunas de las series más memorables. Varios grandes argumentistas se nutrieron de su trabajo y con humildad han reconocido que solo buscaban estar a su altura.

David Michelinie fue el encargado de continuar Swamp Thing (La serie mejor escrita de aquellos años, en sus propias palabras) y reconoce que le aterraba la idea; cada vez que comenzaba un guión leía completas las historias escritas por Wein, tratando de absorber las sutilezas que las hacían magicas. El propio Wein se acercó a Micheline para decirle que el nunca había entendido a la gente cuando hablaba de el estilo que había creado en la serie, hasta que leyó los primeros números escritos por aquel joven llegado de Kentucky. Aprendamos algo de clase y humildad.

Ganador de los premios Shazam!, Cómic Fan Art, Inkpot y Comics Buyer’s Guide, fue inducido al Salón de la Fama del Comic Book Will Eisner en 2008.

No tenemos espacio suficiente para enlistar sus creaciones, pero mencionaremos las mas representativas Swamp Thing, Wolverine, Storm, Colossus, Nightcrawler, Thunderbird, Jigsaw, Lucius Fox, Libra, Human Target, Clayface III y un largo etcétera.

Su trabajo en House of Secrets, Phantom Stranger, Justice League of America, Batman, Hulk Thor, Green Lantern, Wonder Woman, Flash y New Teen Titans, entre muchos otros, es reconocido como clásico.

En febrero 2015 fue sometido a un quíntuple bypass cardiaco y apenas hace unos meses se sometió a una cirugía en los huesos de los talones, pero dos años después su corazón, su enorme corazón no soportó más. Aun en su condición, bromeaba, deseando el factor regenarativo de Wolverine. Este domingo 10 de septiembre Len Wein dejó de ser una leyenda viviente para convertirse en un inmortal.

Que descanse en paz y gracias de parte de los millones de lectores que disfrutamos su trabajo.