Escrito por: Rafael Scavone (Wonder Woman, Batman, A Study in Emerald)

Dibujado por: Rafael Albuquerque (American Vampire, Blue Beetle, Batman)

“El jefe del crimen más temido de Roma tiene a Hit-Girl en su mira, y no se detendrá ante nada para matar a Mindy y se apoderará, por su cuenta, de la reliquia robada.”

Llegamos al penúltimo número del arco de “Roma” donde Mandy McCready conoce la verdad detrás de Donna Giustina, una exmonja, que después de haber sido expulsada de la orden, se hizo un lugar en el bajo mundo de Roma al ir matando a los anteriores jefes hasta crear su imperio y dominar al resto de las bandas al convertirse en “il Capo di Roma”.

Donna Giustina está convencida que, al reunir el esqueleto del santo Pietoso, quien en vida fue el asesino implacable de la iglesia y que a su muerte fue canonizado, le será otorgado el perdón eterno y por ello debe conseguir la última pieza, el cráneo, en poder de Mandy.

Así mismo La Gatta, la ninja que en el número pasado le pidió ayuda a Mandy para ayudarla a liberar a su padre, le cuenta su historia de desgracia, cómo ella está atrapada en las garras de Donna Giustina, mientras la vida de su padre corre peligro, con esto logra despertar la empatía de Hit-Girl y unen esfuerzos para llevar a cabo el rescate.

Desde el relanzamiento del título y del Millarworld, en general, el formato del comic ha sido de arcos miniseriados, autoconclusivos, Mark Millar, el creador de Hit-Girl, ha comisionado a los mejores artistas del medio para llevar las riendas de su personaje, en el primer arco de Hit-Girl, “Colombia”, Mark Millar se hizo cargo de la historia y los dibujos fueron de Ricardo López Ortíz, con un estilo desgarbado y mas tipo manga, en el segundo arco “Canada”, a cargo de la dupla Jeff Lemire- Eduardo Risso, ofrecieron fantásticos resultados en el dibujo, en esta entrega, “Roma”, Rafael Scavone toma las riendas del argumento, haciendo un gran trabajo al dejar por un momento la acción vertiginosa y contar el trasfondo de la historia del antagonista, sin embargo no me gustó el cambio drástico, de un número a otro, de la personalidad de La Gatta, la cual en los números previos había sido una fantástica antagonista y en este número, después de platicar su historia se convierte en una chica miedosa, prácticamente inservible en una pelea.

Por el lado gráfico Rafael Albuquerque hace un fantástico trabajo al reflejar la agresividad sanguinaria de Hit-Girl, es impactante como transmite la fuerza del personaje, muy bueno.