Escrito por: Ben Blacker (Thunderbolts, Deadpool, Gambit)

Dibujado por: Mirka Andolfo (Ms Marvel, Sacro/profano, JLA: Killer Frost)

Coloreado por: Marissa Louise (Galaktikon, Spell on Wheels)

Vertigo, el subsello editorial de DC Comics que, bajo la dirección de Karen Berger en los 90s revolucionó la industria con temáticas diferenciadas para lectores maduros, ha regresado, primero con los títulos que integran el “Sandman Universe” (Sandman Universe, Lucifer, The Books Of Magic The Dreaming y House of Whispers) ahora con nuevos títulos e intenta conquistar el saturado mercado del noveno arte.

Entre los nuevos títulos, encontramos Border Town, American Carnage, Goddess Mode, High Level, Safe Sex, Second Coming y la que nos compete, Hex Wives “Las mujeres son muy poderosas. Deben ser domesticadas. Una conspiración malévola de hombres lava el cerebro de un aquelarre de brujas para ser amas de casa suburbanas sumisas. Pero es solo cuestión de tiempo antes de que las mujeres recuerden su poder”

En esta historia, Ben Blacker, nos muestra, a través de distintos momentos históricos, a un grupo de brujas, “el aquelarre”, las cuales tienen grandes poderes, por lo que son cazadas por hombres conocidos como los “Arquitectos” que se buscan eliminarlas donde quiera que se encuentren, sin embargo esto se complica ya que aunado a sus grandes poderes, las brujas son prácticamente inmortales, ya que después de ser eliminadas, las brujas reencarnan y viven como mujeres “comunes” hasta el momento que sus poderes despiertan y son llamadas junto a sus hermanas, entre ellas destacan Nadiya e Isadora, quienes han sido amantes a través de la historia, que se reencuentran y buscan en sus diferentes vidas, ahora, el hijo del líder muerto de los Arquitectos ha descubierto una manera de detener a Coven de una vez por todas, y todo puede comenzar con solo un pequeño beso y parece que parte del plan es mantener sumisas al aquelarre con tareas domésticas, como amas de casa de un suburbio.

A lo largo de la historia las brujas solo quieren vivir sus vidas sin interrupciones, son personas transgresoras que son perseguidas y atacadas por hombres que las ven como una amenaza al status quo, en una, nada velada, metáfora de la complicada situación histórica de las mujeres en la sociedad, al grado que, la situación de las brujas en la actualidad se manifiesta en mujeres sin muchas aspiraciones, con esposos que las consideran poco más que sirvientas, incapaces de rebelarse o seguir algún proyecto de superación personal, sometidas, en todos los sentidos, por su antagonista masculino.

En el aspecto gráfico Mirka Andolfo sale excelentemente bien librada, si bien los diseños del ambiente son cumplidores, los trazos transmiten perfectamente las emociones de los personajes, en particular de las brujas, su amor y devoción, aunque no alcanza el grado de fluidez de su obra más personal (Contranatura) donde sus trazos son más fluidos, dinámicos y atractivos, acá le cuesta trabajo mostrar por completo la vida de los suburbios, sin embargo sus rostros son muy buenos, además de las escenas de lucha.

Este es un comic abiertamente feminista, con una temática que ya se ha tocado varias veces, que por ello no deja de ser atractivo e interesante, sinceramente espero que explote más adelante y se haga de una buena base de fans, es un buen comic.