En la dimensión alterna conocida como Tierra-138 Hobart “Hobie” Brown es The Anarchic Spider-Man, Spider-punk, o como el mismo dice… Spider-Man, quien después de derrotar a Norman Osborn, presidente de los Estados Unidos, vigila las calles de Nueva York y es atacado por “Kang el Conglomerador” quien en el año 2099 ostenta los derechos de imagen de Spider Punk y desea llevar a su tiempo a Hobie para explotar aún más sus derechos de imagen, así que Spider-Punk, junto con Captain Anarchy y Punk Hulk deben detener a Kang y su ejército, al final es reclutado por Spider-Woman para enfrentar “algo grande como lo que nos unió la primera vez”.

Después de la exitosa saga “Spider-Verse”, donde vimos una enorme cantidad de personajes variantes de Spider-Man hacer frente a los Inheritors, la salvaje familia de Morlun, quienes desean acabar con todos los Spider-Man del multiverso, ahora Marvel ha repetido la formula, uniendo a los diferentes Spider-Man para hacer frente a la misma amenaza.

La Saga de Spider-verse nos entregó buenas cosas bajo la batuta de Dan Slott, a quien no le tembló la mano para asesinar a una enorme cantidad de personajes en este arco, si bien se abusó del “fan service” al final podemos hablar de una mini serie bastante entretenida y que, además, como plus, generó algunos personajes memorables, destacando Spider Gwen, SP//dr, Steampunk Lady Spider, Silk, Leopardon y por supuesto este Spider-Punk.

Esta nueva entrega se ahonda muy superficialmente en la Tierra-138, donde las corporaciones dominan a la sociedad (nada muy alejado de la realidad) y es justo el movimiento Punk el símbolo de la lucha por la libertad que representa nuestro héroe.

Jed MAcKAY nos entrega una historia sencilla, y entretenida, aunque raya en lo inverosímil, con personajes fácilmente reconocibles, Gerardo Sandoval aprovecha el ambiente para presentar trazos dinámicos y fuertes, pero la ausencia de fondos en la mayoría de sus viñetas se nota y deja una sensación de producto inacabado y displicente, en fin, nos es una historia brillante, ni mucho menos, pero se disfruta y nos introduce a este magno evento en el universo arácnido que, esperemos, entregue un buen entramado de historia.