Escrito por: Jason Aaron (Thor, Star Wars, Southern Bastards)

Dibujado por: Kevin Nowlan (Penthouse comix, Tomorrow stories, Moon Knight), Leonardo Romero (Shuri, Immortal Hulk), Chris Bachalo (Generation X, Steampunk, Death), Jorge Fornés (Thunderbolts, Xmen, Wolverine) y Cory Smith (Teenage Mutant Ninja Turtle, Magnus Robot Fighter)

“¡Viaja al pasado, a los inicios de Doctor Strange! ¿Cómo es que Stephen Strange se convirtió en el Hechicero Supremo… y cómo lo perdió todo? En el presente, Strange se encuentra al borde de la muerte y su magia está agotada casi por completo. Al percibir al maestro de las artes místicas en su punto más débil, sus más grandes enemigos volverán de entre las sombras, listos para atacar… comenzando con uno de sus más antiguos rivales: ¡el Barón Mordo! Pero cuando un montón de villanos hacen fila esperando su turno, uno de los más recientes enemigos de Strange podría ser el más letal de todos. ¡Orb, ahora con el inmenso poder del ojo del asesinado Vigilante, tiene la vista puesta en Doctor Strange!  Recopila Doctor Strange (2015) #11-16.”

La magia del mundo prácticamente ha desaparecido después del ataque de los Empirikull, si, fueron vencidos, pero ahora Strange, junto con su fiel Wong y Zelma Stanton, su bibliotecaria, intentan lidiar con los retazos de magia remanentes, con todo lo que implica y con la poca magia que tengan a la mano, esta situación de vulnerabilidad de Strange desea ser aprovechada por sus enemigos: Dormammu, Barón Mordo, Orb, quien ahora posee uno de los ojos del fallecido The Watcher, además del Señor Miseria, un ser creado con magia negra por Stephen, criado en el sótano de su casa y alimentado por el dolor de Strange y que ahora busca vengarse de su creador.

En este tomo vemos como el Doctor Strange busca seguir defendiendo a la humanidad de los seres sobrenaturales y de otras dimensiones, con los pocos artefactos mágicos que quedan en el mundo, desde una goma de mascar hasta espadas, incapaz de realizar los grandes hechizos a los que nos tiene acostumbrados, también vemos flashbacks de los inicios del hechicero y sus primeros encuentros con Dormammu, un ser de otra dimensión extremadamente poderoso y que ahora usa al Barón Mordo para destruir a Strange.

Si bien el arco tiene momentos vertiginosos, sobre todo durante las peleas, lo realmente disfrutable son los momentos de tensa calma donde Aaron, el autor, nos da una semblanza de las implicaciones de la pérdida de magia en el mundo,  la impotencia de Strange al no poder acceder a la magia antigua, poderosa y cómo intenta seguir cumpliendo sus funciones con los pequeños hechizos y los accesorios de poder a los que anteriormente no hubiera volteado a ver por la ínfima magia que contienen, pero que ahora es lo único que le queda.

Incluso, no soy fan del arte de Bachalo, pero hace un gran trabajo en el diseño de los muchos seres sobrenaturales que aún permanecen “vivos”, incluso sus “comidas” son asombrosas, aunque sus monstruos me parecen excesivamente saturados de detalles, lo que hace que por momentos pierdan definición en las formas o a su Dormammu siento que le falta algo para verlo imponente, pero en general es un muy buen trabajo del dibujante, el que siempre destaca es Kevin Nowlan ilustrando el número 11.

La resolución del conflicto es predecible, pero interesante, con ramificaciones futuras que seguramente interesaran al lector, además que Aaron nos incita a seguir leyendo al Doctor Strange, en un gran arco que va preparando el autor, se los recomiendo ampliamente, además el TPB incluye las portadas variantes, todas muy buenas