Batman del futuro es una de las series animadas de Warner más recordadas por el público, gracias a su novedosa historia, personajes interesantes, buen desarrollo de la trama y combates épicos, así como un soundtrack bastante pegajoso lo convirtieron rápidamente en una serie de culto entre los fans que ansiosos esperaban conocer nuevas aventuras. Sin embargo, no fue hasta tiempos recientes que Dan Jurgens decide publicar dentro de Rebirth esta serie, que se hizo justicia a todos los fans.

Batman siempre ha contado con una amplia galería de villanos que desde sus inicios le han hecho la vida imposible al murciélago, (des)afortunadamente Terry McGinnis al ser el sucesor del manto corrió con la misma suerte y siempre tendrá una amenaza que enfrentar. Como ya vimos en el número anterior, él autor retoma viejos villanos y los presenta de nuevo a acción, dándole ese sentido de familiaridad con los episodios de la serie (esto con el regreso de la “Banda de la Escalera Real”).

Esta vez es el turno de Stalker, quien si en la serie ya nos habían mostrado de lo que era capaz debido a su entrenamiento y equipo, esta vez se presenta como un enemigo completamente brutal. Es contratado por un misterioso antagonista para capturar a Terry sin importar el cómo, en caso de lograrlo su recompensa será comida para su tribu; Stalker solo busca lo mejor para su pueblo y su combate es simplemente espectacular. Es gracias a ello que podemos ver cuanto han mejorado ambos personajes desde su último encuentro, en donde la situación los lleva a renovarse y adaptarse a las nuevas situaciones o morir.

El dibujo va muy bien, Phil Hester representa muy bien los entornos futuristas y logra impresionantes secuencias de combate, las cuales se encuentran repletas de detalles que sin duda los más acerrimos agradecerán.

Sin duda una historia que va mejorando, el sentimiento y esencia de la serie de antaño se mantiene muy bien e incorpora nuevos elementos de la mitología del murciélago a este universo.