Creo que si algo caracteriza a los cómics de Archie a lo largo de los años, son los distintos crossovers que han tenido con otros personajes, dígase Punisher , las tortugas ninja, Depredador e incluso personalidades de la vida real como el primer ministro canadiense o la banda The Ramones.

Ahora le toca el turno de visitar Riverdale a nada más y nada menos que la quiza encarnación más popular del  vigilante de Gotham , su versión de la serie televisiva de 1966, protagonizada por Adam West.

La historia arranca en la Feria Mundial de Gotham City donde Poison Ivy está causando un alboroto junto a sus locas creaciones botánicas, pero Batman y Robin con ayuda de Batgirl logran detenerla aunque este ataque solo era una distracción para que otro villano, Wormbook, pudiera robar el libro electrónico (una creación de ultima tecnología que podría cambiar el mundo, oh los 60 !!) .

Mientras tanto en su base secreta, Joker, Catwoman y Penguin idean un plan para poder realizar sus fechorías sin que Batman interfiera: Dado que Batman se entera todo lo que pasa en Gotham, entonces ellos deberían llevar a cabo sus villanías en otra ciudad en la que Batman no tenga jurisdicción y como adivinarán la ciudad elegida es Riverdale donde ya han infiltrada a Siren, quien tiene el poder hipnotizar y controlar a la gente mediante su voz.

Mientras tanto en Riverdale , Veronica ha notado que su padre está actuando de manera muy extraña así que va con la policía pero no consigue una respuesta dado que el jefe de la policía actua exactamente igual que su padre; Asi que pide la ayuda de pide ayuda al nerd Dilton que la lleva a su guarida en un sotano y mediante un equipo de radio hace una llamada de auxilio que es recibida  Por el mismísimo Batman en la Baticueva?

No hay mucho que decir de esto una historia simpática , simplona y rápida de leer. Si no andan con ganas de lectura pesada  este nuevo crossover de Archie al menos los va a entretener un rato.