La noche ha caído nuevamente, las calles de Ciudad Gótica se vuelven a sumergir en caos: asaltos, asesinatos, mafias y uno que otro maniático con superpoderes que se dedica a sembrar el terror y la destrucción entre los habitantes de la ciudad. Allí en aquel lugar donde la policia no se da abasto para detener a los criminales, en lo alto del departamento policiaco se enciende una lampara, en aquel oscuro firmamento nocturno una señal irrumpe en la oscuridad, una luz que siembra el terror, no en los ciudadanos, sino en todos aquellos villanos que rondan en libertad, pues saben que ahora en la oscuridad, una criatura, un héroe, un hombre espera por ellos.

El tiempo me come, no puedo continuar, por lo que cierro mi cómic, las aventuras del hombre murciélago deberán esperar (al menos un rato más), viajo rápidamente de Ciudad Gótica a mi ciudad, la gente está eufórica, es una fecha especial: 80 años de Batman nada más. Mientras camino puedo ver a varias personas vistiendo playeras con su emblemático logo, con el estampado de alguna portada, de algún villano y uno que otro diseño irreverente. Llama mi atención que incluso varios periódicos le dedican la primera plana a la noticia ¡Batman está en la portada! me siento en alguna página de aquellas historias del hombre murciélago en donde después de sus grandes hazañas, era reconocido en las noticias… el detalle aquí es que esto es la vida real.

Este singular hecho me pone a pensar ¿Qué ha hecho a Batman tan popular? Se ha vuelto un referente de la cultura pop a nivel mundial, es sin duda el héroe más popular de DC Comics, desde su primera aparición en la historia titulada «El caso del sindicato químico» de la revista Detective Comics #27, lanzada por la editorial National Publications en mayo de 1939, el personaje fue adquiriendo poco a poco mayor popularidad.

Dada su buena aceptación, nuestro héroe obtuvo su propia revista en 1940. Tres años después, Columbia Pictures estrenó la primera adaptación para la televisión del personaje, a la cual le siguió la serie Batman y Robin, en 1949. A mediados de la década de 1960, se lanzó otra serie titulada Batman, que hizo uso de un concepto más familiar, que terminó apartándolo de su tono sombrío con el que originalmente fue concebido. Más adelante, los escritores Dennis O’Neil, Neal Adams y Frank Miller, entre muchos otros produjeron nuevo material escrito sobre el universo de Batman entre los años 1970 y 1980, retomando el diseño y elementos originales de la franquicia.

El hombre murciélago no le es ajeno a nadie: niños, jóvenes, adolescentes, adultos e incluso algunos más grandes siguen las aventuras del enmascarado, emocionando (o enfureciendo) a sus millones de fans alrededor del mundo, sin importar quien esté detrás del manto (o las letras), Batman siempre tiene una nueva historia que nos hará vibrar. Y no es para menos, el núcleo de sus historias se basa en la novela negra (o policiaca), siendo una mezcla de los mejores rasgos de personajes como Sherlock Holmes o el Zorro, nos demuestra siempre lo que se puede lograr a base de esfuerzo y superar nuestros propios límites.

Bob Kane dijo en una ocasión que había inventado a Batman para infundir miedo en el corazón de los criminales, creando un estado pasional que posee un carácter durativo; Bruce Wayne intenta provocar pavor, terror y hasta horror, es decir todas las pasiones coadyuvantes del miedo, que son puntuales e intensas. Por eso, aunque su ética impida el homicidio, sus métodos son violentos y brutales y, tanto para sacar ventaja en la lucha como para hacer
más intensa la respuesta emocional, siempre intenta aprovecharse del factor sorpresa.

Batman es un hombre que camina entre dioses, uno que se sobrepone a las adversidades (e incluso a sus miedos) para poder ayudar a aquellos que lo necesitan. Basta recordar aquellas viñetas en Crisis on Infinite Earths en donde impotente lucha la mirada de los héroes más poderosos contra el antimonitor, pues sabe que por más recursos que tenga, no puede participar en una batalla de tal magnitud. Sin embargo, años después sería él en Final Crisis el encargado de derrotar a un dios, y se trata nada menos que de Darkseid, quien había ya derrotado a la mayoría de héroes.

Aún con estas hazañas, Batman no deja de ser un hombre, no deja de ser vulnerable como todos nosotros. Uno de los momentos icónicos y más vulnerables del personaje, no fue solamente la muerte del segundo Robin, Jason Todd, a manos del Joker (lo cual lo llevó a culparse varias veces sobre lo sucedido), sino en Batman Venom, que pudimos ver como se volvía un adicto a la droga, llevándolo a uno de sus momentos más oscuros, pero obligándolo también a sobreponerse y salir adelante de tan penosa situación.

En Batman es fundamental el tema de la incertidumbre, que magnifica el efecto de sus acciones y las convierte en leyenda. En Batman & Superman: World’s Finest, Batman confiesa explícitamente a su compañero:

«He trabajado duro para llegar a ser una leyenda urbana, y lo he logrado en la mayoría de los casos. Menos personas de las que te imaginas piensan que existo. Eso me ayuda a que la gente me tema, pero lo importante es que me hace poco concreto».

Muchas veces se le toma como una leyenda urbana, un vigilante más allá de la ley; aunque en años recientes se le ha puesto como un aliado de los policias y la ciudad, en sus orígenes se manejaba como una leyenda urbana entre los ciudadanos de Gótica, los cuales no estaban seguros si realmente existía hasta que entre platicas y murmullos se daban a conocer ciertos hechos, esta mitificación la podemos ver en la película animada Batman Gotham Knight, en donde a través del testimonio de varias personas podemos ver la forma en que lo perciben y van creando la leyenda del caballero nocturno.

Otro punto importante en Batman ha sido su evolución, pasando de ser el héroe solitario y autónomo que se las puede arreglar el solo en cualquier situación, que ante cualquier adversidad supera los problemas, yendo más allá de sus limites, de sus capacidades, a ser un padre, un maestro, un guía de una serie de jóvenes que lo han apoyado en distintas etapas de su vida; ante distintos enemigos, ante distintos obstáculos.

Comenzando con un chico que pierde a sus padres debido al crimen, Bruce Wayne ve en ese chico indefenso a su niño interno, cobijandolo bajo su manto, entrenándolo para salir adelante y combatir el crimen, ese hecho no sería más que la punta del iceberg para todo lo que se vendría después, la formación de la Bati-familia, aquellos incansables compañeros que lo ayudan en todo momento a superar a los enemigos en turno.

Batman es (y seguirá siendo) uno de los héroes más importantes a nivel mundial, el héroe más popular de DC Comics, el caballero de la noche, el protector de gótica, el héroe que merecemos, pero no el que necesitamos. No importa quien lo interprete, quien lo escriba o incluso quien esté debajo de la capucha, ya sea en el Gótica, Metropolis, fuera de este mundo, en el futuro, en el pasado, él siempre estará allí para todo aquel que pase por un momento oscuro, por un momento difícil. Porque no importa cuantas veces caiga, lo rompan, lo ataquen, o incluso muera, el murciélago siempre se levanta y regresa a impartir justicia, porque admitamoslo, todos en algún momento (quisimos ser o) dijimos SOY BATMAN.

LARGA VIDA AL CABALLERO DE LA NOCHE