Recientemente tuve la oportunidad de jugar un poco de Assassin’s Creed Odyssey, la última entrega de una saga de la cual he sido muy fan desde su primera aparición y sin pregunta que me surgio y de la que estoy seguro no fui el único fue “¿Assassin’s Creed ha muerto?” Sin pensarlo mucho, la respuesta corta es sí, pero no es malo, aunque la verdad es que hay mucho más que debemos considerar para dar esa conclusión, antes que nada debemos remontarnos a los orígenes de la saga, y no hablo del primer juego sino de lo que hubo antes. Antes de la llegada de Assassin’s Creed al mundo, la principal saga de Ubisoft era The Prince of Persia, un juego de plataformas y puzzles que nos llevava a traves de la historia de un joven principe y su viaje de redención por lo que sucedió cuando liberó las arenas del tiempo, el juego mostraba un personaje capaz de moverse haciendo diversas técnicas de parkour y con unas mecánicas de combate basadas en esa agilidad, pero ¿Qué tiene que ver el Principe con Assassin’s Creed?

Por el año 2004 Ubisoft comenzó a trabajar en un nuevo juego llamado Prince of Persia: Assassins, aunque éste contaba con ciertas diferencias, en lugar de jugar como el Principe, en esta ocasión jugariamos como una de sus guardaespaldas, y sí, digo una porque originalmente se planteo que se tendria a una chica cómo protagonista, dichos guardias serían un grupo de Asesinos encapuchados que se encargarían de elominar enemigos sigilosamente para salvar al niño principe y llevarlo a un lugar seguro, y originalmente se había plabeado como un juego cooperativo, cosas que veriamos años después, pero me estoy desviando del tema, la directiva de Ubisoft Montreal considero que con todo lo creado hasta el momento en la saga, la historia resultaba muy tonta, sin embargo, decidieron enfocarse en los Asesinos, pues las mecánicas y trasfondo de estos, que estaban basados en los nazaríes, una secta religiosa de mercenarios Chií-Islamistas que se operaban en Medio Oriente desde una gran fortaleza llamada Alamut, y que eran dirigidos por un hombre conocido como “El Viejo de la Montaña”, a Ubisoft este trasfon historico le intereso demasiado y decidio aprovecharlo para una nueva IP que exploraría una aventura en la Tierra Santa de las Cruzadas como un Assassin y su lucha por vencer a los tiranos Templarios que planeaban controlar el mundo con objetos místicos, al tiempo que se desarrollaba una historia en la época actual en la que se contaba como ese conflicto trasendia el tiempo continuando como una guerra en las sombras y cuyo punto de conexión era el Animus, una maquina que permitía revivir las memorias de nuestros ancestros sincronizando la memoria genética para hayar pistas sobre lalocalizacion de aquellos objetos mágicos en la historia.

Visto desde fuera pareciera una locura, pero resultó, y lo que inicio como una demo técnica para mostrar el potencial gráfico de PlayStation 3 y Xbox 360, se convirtio en una saga con personajes carismaticos y entrañables como Desmond Miles, Lucy y Altair Ibn la Ahad. Poco despues de la salida de este primer juego surgió Assassin’s Creed 2 secuela que continuaba la historia en el presente pero que esta vez exploraba un nuevo periodo historico, El Renacimiento Italiano, ademas de introducirnos al que hasta ahora ha sido el mejor protagonista de la saga, Ezio Auditore da Firenze, personaje al cual practicamente seguiriamos desde su nacimiento, ademas de éstos cambios, lanueva entrega presentaba entrega presentaba muchas mejoras desde visuales hasta mecánicas nuevas y otras que se pulieron para mejorar la experiencia, aquí iniciaria lo que hizo grande a esta saga y la historia de Ezio se continuó en dos secuelas directas, Assassin’s Creed Brotherhood que nos llevaba de la Toscana a explorar la ciudad de Roma y la creación de una nueva hermandad de Asesinos, y Assassin’s Creed Revelations dónde manejaríamos un Ezio ya entrado en años en una busqueda de respuestas en Constantinopla para redescubrir la historia Altair Ibn la Ahad al tiempo que la historia de Desmond Miles rn el presente alcanzaba su climax.

Lamentablemente fue aquí donde veriamos el primer tropiezo de la saga, pues la salida de Assassin’s Creed 3 no cumplio las expectativas, al ser considerado un juego abrrido y repetitivo, y contamos que a la par de este juego surgió Assassin’s Creed Libertines para PSP, un juego que complementaba la historia pero que pasó sin pena ni gloria aún cuando se remasterizó para PS3, pero seré honesto, Assassin’s Creed 3 no es un mal juego, nos lleva a una nueva época que en este caso es la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, nos presenta un nuevo personaje que es Connor Kenway del cual la verdad su historia es aburrida si la comparamos con la de su padre Haytam Kenway, pero mas importante aún es que nos introduce a los cobates navales y da un cierre definitivo a la historia de Desmond Miles. Como dije el que esta entrega nos presentaba una mecánica de combates navales, esto junto con un pequeño diálogo de Connor en el DLC donde dice “Ser Marino esta en mi Sangre, mi abuelo lo era, pero esa es una historia para otro día”, ya nos daba una pista de lo que Ubisoft nos preparaba, pues poco después llegó Assassin’s Creed IV: Black Flag, un juego que nos llevaba a la era Dorada de la Piratería y nos ponía en la piel de Edward Kenway, un Pirata que fue el padre de Haytam Kenway por ende el abuelodel que Connor hacía mención, siendo honestos esta fue una de las mejores entregas pues sus mecánicas de combate naval eran únicas, y aunque mantenía aquel aspecto del sigilo y la historia de los Asesinos, ya mostraba un alejamiento de la idea original, a esto hay que añadir que al ya haber cerrado la historia en el presente, lo que nos mostraron aquí fue de lo más aburrido con un protagonista sin rostro ni voz que solo se movia por los pasillos de una oficina de videojuegos haciendo de recadero de todo el mundo.

Con la llegada de la nueva generación de consolas, Ubisoft vio una oportunidad para revivir el interes de la saga y despedir a la PlayStation 3 y a la Xbox360, y dar la bienvenida al Xbox One y la PlayStation 4, lanzando dos juegos simultáneos Assassin’s Creed Rogue para la antigua generación que nos mostraba el capítulo más oscuro de la saga y que se ubicaba en Estados Unidos en una epoca entre Black Flag y Assassin’s Creed 3 repitiendo todas las mecanicas del primero y cuya historia nos llevaba revivir la vida de Shay Cormac, un Assessino exiliado que se unia a los templarios para dar caza y eliminar a los Asesinos de las Colonias Americanas, y cuya historia llenaba huecos en ambos juegos y que culminaba justo en el inicio de Assassin’s Creed Unity, juego que salió para la reciente generación y que significó el peor momento para Ubisoft y la saga.

Assassin’s Creed Unity fue un juego que se lanzo anticipadamente y con ello llegando plagado de errores y bugs lo que le ganó el apodo de Bugity y le dio muy mala fama a Ubisoft, para rematar Unity nos presento la historia de Arno Dorian, una historia de romance trágico pero aburrida en la era de la Revolución Francesa, desaprovechando así una de las epocas mas interesantes de la historia, por si eso fuera poco incluía un modo multijugador que era una propuesta interesante pero igualmente desaprovechada, el intento de revivir la idea original no salió bien y a Ubisoft le costo levantarse de eso. Sin embargo al año siguiente surgió Assassin’s Creed Syndicate que se desarrollaba en la Inglaterra Victoriana durante el auge de la Revolución Industrial, por primera vez nos introducia a dos protagonistas, los hermanos Jacob e Evie Frye, francamente ha sido uno de los juegos que mas he disfrutado, y que denota todo lo que queria hacerse con Unity, ademas de introducir mecanicas nuevas como el manejar carruajes y el gancho para escalar. Sin embargo al estar en una epoca tan cercana a la nuestra Assassin’s Creed dejó de verse como algo que posiblemente pudo ocurrir en el pasado para volverse algo totalmente surrealista, introduciendo personajes históricos en todo momento y de manera muy gratuita, si bien la saga ha tenido muchos cameos así en su historia, Syndicate se voló la barda en ese aspecto.

Tras ésta entrega Ubisoft se tomó un año para descansar y preparar la siguiente entrega Assassin’s Creed Origins, decidiendo así volver al pasado lejano, posiblemente al notar lo surreal que ya era, y llevandonos al antiguo egipto y teniendo como protagonista a Bayec, un asesino que nos llevaria a descubrir el origen de la hermandad de los Asesinos, en aquel entonces llamdos los ocultos, este juego es un sandbox más que literalmente (Chiste de desierto) pero que marca el principio del fin de lo que ha sido Assassin’s Creed, sus mecanicas.revolucionarias y estilo de juego se alejaron mucho de lo que era un Asesino, ya que el combate se hecho mas fluido y vistoso, en muchas de sus misiones practicamente eres un guerrero mas que un asesino, pero aun así ha sido un gran juego. Llegados a éste punto toca hablar de Odyssey, ésta entrega se desarrolla 400 años antes de Origins durante la Guerra del Peloponeso en Grecia y se ha presentado con dos protagonistas Kassandra y Alexios, que a diferencia de Syndicate donde sin dos protagonistas que comparten universo y misiones distintas, aquí ambos son el mismo personaje, rompiendo con ello el propósito del Animus, y por si fuera poco habrá elecciones de diálogo que afectaran la historia, rompiendo de nuevo el proposito del Animus como maquina para revivir memorias, hasta ahora se suponía que reviviamos hechos ya ocurridos, con pequeñas variantes que significaban falta de sincronización, pero aquí es llevarlo a otro escenario, aqui ya es jugar con realidades alternas, y aunque canonicamente la protagonista es Kassandra, el juego parece tirar mucho por Alexios, de igual manera las mecánicas ya cambiaron y en muchos momentos el sigilo ya es opcional, y con esto volvemos al princio ¿Assassin’s Creed ha Muerto? Sí, esto ya no es Assassin’s Creed, ya estamos ante algo completamente distinto, aquellos días de ocultarse en las sombras y atacar sin llamar la atención ya no existen, es más, ya ni siquiera tendremos una hoja oculta, que es el emblea de la saga junto con el salto de fe, pero no es malo, francamente estamos frente a una posible nueva IP, mantiene el nombre de Assassin’s Creed pero ya es sólo para no ser ignorado, este es el punto en que la saga se ha convertido en el nuevo Prince of Persia, los ejecutivos de Ubisoft deben tomar todo lo que tienen aquí y llevarlo a algo nuevo, y no es algo ajeno a ellos, porque ahora tenemos Skull and Bones, un juego próximo a salir que ha rescatado todo lo creado en Black Flag para desarrollar una nueva IP alejada de los Asesinos, éste es el rumbo a tomar ahora, es triste saber que una saga está por terminar, pero aquí no hay duda de que eso es lo mejor. ¿Y ustedes que opinan Capitalinos?¿Es hora de decir adios a Assassin’s Creed? Compartan sus opiniones con nosotros y recuerden que Nada es Verdad,Todo está Permitido.