Harley Quinn es la única persona cuerda en este momento dentro de la penitenciaria de Belle Reve y la personalidad de la doctora Harleen Quinzel a tomado el mando del barco y es la un a que puede terminar con el caos que actualmente impera dentro de Belle Reve, tendrá que cruzar en medio de una batalla campal donde prisioneros y guardias intentan matarse unos a otros para terminar con el caos siguiendo las indicaciones de una Amanda Waller totalmente intoxicada y que trata de no caer ante sus bajos instintos y reconectar la energía para que las lámparas de luz roja que inhiben los poderes de Zod vuelvan a funcionar para ello deberá de escapar de Katana que tiene todas las intenciones de matarla, detener a Deadshot y el Diablo y el resto de los criminales que intentan matarse entre ellos y de paso a ella y por último reunir un equipo de apoyo para concluir su misión.
En el transcurso de su viaje logrará encontrar a un Flag que se acuchilló para recobrar su lucidez, una Enchantress que acaba de tener sexo con Croc o al menos su alter ego June, mientras que Hack lucha contra un extraño virus que podría traer de regreso a Boomerang o matarla.
A pesar de tener todo en su contra Harley logrará controlar la situación no sin algunos contratiempos salvando el día conteniendo a Zod y recobrando su acostumbrada locura.
En las dos mini historias tenemos una aventura de Enchantress donde logra salvar a un general de una posesión demoniaca y demuestra que la joven y tímida June no es lo que parece y conocemos a la villana Caitlin Snow mejor conocida como Killer Frost la cual es la nueva residente de Belle Reve y conoce al resto del Suicide Squad y es invitada cordialmente a unirse al equipo por Waller y sirve de prólogo para la saga: Justice League vs Suicide Squad.
La conclusión de la saga es muy intensa y cargada de acción y giros inesperados algo que hasta ahora es muy propio de este cómic, el regreso de Boomerang, introduce una nueva villa y nos da el preludio para lo que parece ser la pelea del siglo.