El Suicide Squad cumplió con la misión de obtener al General Zod, ahora Amanda Waller quiere ver la manera de controlarlo e incluirlo en su escuadrón de misiones suicidas, Flag no esta d acuerdo ya que lo considera más una bomba atómica ándate y a punto de explotar. Sin importar opiniones ella decide investigar la manera de controlarlo, mientras sus científicos realizan pruebas para liberarlo por completo de la zona negativa y ver si es posible implantarle un chip de control, Harley escucha un sonido proveniente de Zod que le habla y solo ella la puede escuchar.
Los miembros del equipo son enviados a sus respectivas celdas para pasar el tiempo unos pintando otros comiendo humanos, Hack también está recibiendo mensajes extraños, durante la hora de la comida la luz se va en la prisión, y la locura parece desatarse, Flag parece fuera de sí y a ataca a Waller pero Katana la salva, la luz roja que cubre al laboratorio donde estudian a Zod se apagan y los científicos comienzan atacarse unos a otros y a partir de ahí la locura parece controlar a todos los habitantes de la prisión, solo una persona parece ser inmune a este control y quizá sea la única esperanza de todos, ¿Harley será capaz de contener esto y salir ilesa?
En las mini historias conoceremos el pasado de dos de los miembros del equipo, por un lado Hack la chica que s convirtió en villana para imitar a su ídolo Harley Quinn y obtuvo sus poderes al intentar salvar a su hermano y es capaz de obtener cualquier información incluso sobre el pasado de Waller, por el otro lado está Killer Croc un niño con una mal formación y si cariño que por hacer una buena acción termina preso y culpado de un crimen que le no cometió.
Este número no contiene tanta acción como los dos primeros pero es una buena continuidad comienza exactamente donde termina el dos y es más lleno de intriga e información sobre sus miembros lo que nos permite adentrarnos más en la dinámica del equipo y su forma de actuar.