Stand a little straighter.
Walk a little prouder.
Be an innovator.
Laugh a little louder.
GROW FOREVER GREATER.

Enderézate un poco más.
Camina con más orgullo.
Sé innovador.
Ríe un poco más fuerte.
SÉ SIEMPRE MEJOR.

-Jacques Urbont, Merry Marvel Marching Society

Querido por muchos, odiado por otros tantos, Stan “The Man” Lee alcanzó las almas de millones de personas como muy pocos hombres lo han logrado; los personajes que co-creó con un puñado de MARAVILLOSOS artistas marcaron un antes y un después en la industria del entretenimiento. El afable hombre de cabello y bigote blanco, como muchos lo recordarán, se transformó en una fuente de inspiración, no tan solo para artistas del medio de los cómics, sino que sorprendentemente su legado logró permear en la cultura popular, extendiéndose al principio del siglo XXI.

Stan Lee es conocido ampliamente gracias a las apariciones repentinas (llamadas popularmente “cameos”: pequeños papeles incidentales) que había estado haciendo a lo largo de una gran cantidad de películas de superhéroes, todo un género que cobró gran auge desde hace 10 años a partir de producciones del tamaño de Iron Man, Thor y Capitán América.*

Sin embargo, la fama de Lee tiene origen en su legado en el mundo de las historietas, el cual marcó toda una época de MARAVILLAS: personajes entrañables que a diferencia de las tendencias de esos entonces eran más fácilmente identificables con el lector común, con imperfecciones más de humanos que de seres omnipotentes.

Además, a Lee se le recordará como el embajador perpetuo del universo que colaboró a crear: para estándares actuales, fue lo más cercano a un “influencer”, ya que dio prioridad a establecer un canal de comunicación lo más directo posible con sus lectores a través de su columna editorial, así como su presencia permanente en cualquier medio que le diera un espacio, lo que le ganó gran fama entre los lectores y una que otra envidia de sus propios compañeros. Y nunca paró. Hayan sido los motivos que fueran, Stan Lee fue hasta el último momento el GENERALÍSIMO, EL HOMBRE MARVEL.
Descanse en paz, Stanley Martin Lieber, co-creador del UNIVERSO MARVEL.
Su mensaje de optimismo y amor al prójimo vivirá por siempre en sus guiones y diálogos y en el corazón de quienes tuvieron la fortuna de leerte y de aquellos que hasta hoy siguen disfrutando de sus creaciones. ¡EXCELSIOR!