Se trata de una exquisita noche… Un sentimiento, hasta ese momento desconocido, iguala a dos mujeres que se encuentran por primera vez una noche en Roma.

Absolutamente expuestas una frente a la otra, surgirá el más puro, fugaz, desconcertante y “eterno” encuentro.

Alba (España) decide simplemente ser feliz frente a una  hermosa rubia llamada Natasha (Rusia) que encuentra en esta perfecta noche, la oportunidad de conocer su pasión más escondida: ella misma.

Llegado el momento de la realidad, quedara grabado a hierro y fuego, en la piel y la memoria del corazón, las horas más ciertas de sus vidas. Todos tenemos secretos, pasiones ocultas pero pocos decidimos simplemente vivir…

La felicidad es el fin último o el mejor comienzo, pero de algo estoy seguro: siempre hay oportunidad de experimentarla y lograr erizar tu propia piel.

¿Qué une realmente a las personas?

¿Cuánto debe durar el amor verdadero?

¿Quién dicta el guion en cada historia?

Cada minuto cuenta, cada palabra arropa, cada secreto envenena.

Un amor efímero y eterno a la vez.

Película española del afamado director Julio Medem que dejara en el presente de quien la disfrute, la certeza del amor y su existencia en la eternidad de una noche. Llámenme romántico si así lo prefieren… Me encanta!!