Con el fin de la década llega el último capítulo de la saga Skywalker y con ello se cierra la trilogía de secuelas. Habiendo pasado por el polémico episodio 8, y la tibiamente recibida Solo: A Star Wars story, con lo que cabe hacerse una pregunta ¿Habrá logrado Rise of Skywalker cerrar correctamente la saga, o estaremos ante una conclusión insatisfactoria?

La película comienza un año después de los eventos de The Last Jedi, filme en el que la resistencia fue diezmada por la Primera Orden, ahora encabezada por el Líder Supremo Kylo Ren. Durante los primeros momentos de la película descubrimos uno de los principales motores de la trama, un artefacto sith conocido como el buscador de camino, con el cual Ren viajara al misterioso planeta Exogol para encontrarse con la primera gran revelación de la historia, el emperador Palpatine sigue con vida y está preparado alzarse nuevamente como gobernante supremo de la galaxia; mientras que las otras tramas se centraran en Finn, Poe Dameron y Rey haciendo su parte con la resistencia, hasta que se enteren de que el mayor villano de la saga sigue con vida, será que se embarquen en una cruzada contra el tiempo para poder derrotar a la primera orden y sus nuevos aliados.

Tal como en The Force Awakens, Abrams utiliza el recurso de la nostalgia desde el primer momento, al traer de vuelta al emperador, mostrarnos emblemáticos de la saga, tales como Bespin, Endor, Tattoine; el regreso de Lando Calrissian, la gran cantidad de naves correspondientes a la saga, referencias al antiguo universo expandido de Star Wars, hoy conocido como legends (Algunas de estas son el parecido de las armas de la  flota sith con los cruceros Eclipse y  Palpatine buscando convertirse en el emperador sith, para traer el regreso de su orden) y eventos de la trilogía de novelas Aftermath ; así como The Return of The Jedi, película de la que tomara uno de los elementos claves para el desenlace de la historia. No cabe duda que en cuanto a referencias y detalles se han tomado la molestia en tratar de satisfacer a los diferentes tipos de fans, lo que podría considerarse fácilmente como uno de los puntos cuestionables de la cinta.

La cantidad desmedida de Fanservice, ya que no es de extrañar que al tratar de ganar a los fans, se buscara meter la cantidad de elementos que pudieran llamar su atención y dar un pequeño eye Candy para los más aficionados.

Por otro lado tenemos la parte de la historia, la cual resulta ser muy dinámica  en gran parte de la película, pero lamentablemente cae en uno de los mayores tropiezos que se ha presentado a lo largo en la saga de Star Wars, caer en varios lugares comunes.

No es sorpresa que esta situación se ha presentado desde varios materiales del universo expandido, las precuelas y en esta muy reciente trilogía de secuelas. A lo largo de la película encontramos una fuerte similitud con el episodio 6, ahora Rey tomando el lugar de Luke ante una oscura revelación de su pasado familiar, así como una posible tentación al lado oscuro de la fuerza, lo que quita cualquier posible sensación de una cinta fresca o con cierta originalidad, dejándola como si fuese una reinterpretación del film anteriormente mencionado.

En otro de los aspectos de la historia encontramos, que se generan más interrogantes, mismas que se estarán añadiendo a la larga lista que se vienen generando desde el episodio 7, tales como ¿Cómo es que Rey aprendió a usar la fuerza para sanar?, ¿Cuál fue el rol de los siths en esta nueva continuidad, y que tanto daño generaron a la galaxia? ¿Algún día, conoceremos el origen de Maz Kanata?, ¿Cómo es posible que Kylo tenga una visión con su padre, siendo que esto no era sensible a la fuerza?, ¿Qué relación tendrá Snoke con el lado oscuro de la fuerza? Y un largo etc.

En el apartado de la acción, este cumple muy bien, ya que es posible ver duelos de sables de luz muy dinámicos y agiles, los cuales dejan ver que se ha puesto cuidado a la coreografía de las peleas, las cuales mostraron un mejor repertorio de movimientos, y un uso adecuado de las acrobacias, especialmente en la secuencia de los restos de la estrella de la muerte II, donde Rey y Kylo se enfrentan en medio de las agitadas olas del mar de Endor. Por otro lado podemos ver a un Ben Solo más físico, el cual llega a utilizar sus habilidades físicas para pelear cuerpo a cuerpo y esquivar ataques, mostrándolo como un peleador más ágil y peligroso en ciertos momentos.

En lo referente a batallas espaciales, la batalla final resulta ser entretenida, teniendo como un agregado interesante el desembarco sobre los destructores imperiales, para así mostrar a los siths troopers, parte de las nuevas tropas de asalto que formaran las filas de la primera orden; pese a tener cierto nivel de tensión y peligro, no se logra igualar las sensaciones que batalles previamente vistas en la saga, tales como la batalla de Yavin, Scariff y Endor.

Regresando a la trama, encontramos un punto que fácilmente podría ser causante de diversas polémicas, me refiero la batalla final entre Rey, Kylo y el emperador, misma que  desafortunadamente termina en un deus ex machina, en el cual Rey tras ser inspirada por las voces de jedis del pasado (un momento de fanservice, algo agradable principalmente para los fans de Clone Wars y Star Wars Rebels), termina rebotando los rayos de la fuerza del emperador con lo sables de los Skywalker, desintegrando al emperador hasta reducirlo a nada y como efecto domino, destruyendo el recinto sith y a sus cultistas, para llegar al final con el momento que algunos fans temían y otros querían “el momento Reylo”, el cual significa el final del personaje de Ben Solo, tras darle su fuerza vital a Rey (¿Cómo conocía esa habilidad?. Luke se la enseño o la conocía previamente) lo que nos lleva a considerar que la relación romántica entre ambos personajes, debió de ser desarrollada desde el episodio 8  o de alguna manera al inicio de la trilogía, dejando entre ver una relación de amor/odio entre ambos, que pudiese llevar a un romance en la última parte de la trilogía.

El apartado técnico resulta ser impecable en muchos momentos, dejando ver flotas de naves construidas de manera realista, escenarios, efectos de rayos y criaturas; aunque estos llegan a fallar con el emperador, el cual en algunos momentos pareciera que se estuviese viendo una marioneta de látex o un ente parecido al villano de “La Monja”

Ya para finalizar hay que mencionar los personajes desaprovechados, entre los cuales otra vez más encontramos a los caballeros de Ren, mismos que a diferencia del episodio 7, logran tener mayor presencia en pantalla, aunque lamentablemente solo los vemos pelear una vez durante el acto final de la cinta, al igual que los siths troopers, los cuales hubiera sido interesante verlos como parte de la fuerza de conquista por parte de las nuevas fuerzas de la Primera Orden; así como Maz Kanata, personaje que desde el episodio 7 pintaba para ser uno de los más relevantes de la trilogía y quizás la clave para comprender los misterios que se estaban cimentando.

En conclusiones, Rise of the Skywalker resulta ser un film entretenido de ver debido a las escenas de acción y el dinamismo presente en varias partes de la cinta, aunque hay que denotar que debido a los problemas en el planteamiento de la historia, el abuso de fan service, y un deus ex machina diseñado para complacer la demanda popular del “Reylo”, lo cual deja un futuro incierto para la saga, ¿será acaso que pueda haber un episodio 10? ¿Volveremos a ver a los nuevos personajes? Estas y otras preguntas, muy seguramente serán contestadas en los años venideros.