Frank Miller es uno de los escritores contemporáneos más importantes, escritor de clásicos como Sin CityBatman: The Dark Knight Returns, Daredevil: Born Again, Batman: Año Uno, así como de una de las novelas gráficas más importantes: el mítico 300. Este emocionó a más de uno, entregándonos momentos épicos y memorables (los cuales posteriormente fueron llevados a la pantalla grande).

Por mucho tiempo los fans estuvieron esperando poder disfrutar más del universo creado por Miller en su mítica obra 300, la cual describe la batalla de Termópilas desde la perspectiva del Rey de Esparta Leónidas I, quién tomara a 300 espartanos para frenar el avance del ejercito persa de Xerxes. La espera fue larga, pues la serie fue publicada en mayo de 1998, contando con cinco números.

Ahora casi 20 años después nos llega esta historia en la que conoceremos como el rey persa Xerxes buscará conquistar el mundo para vengar la derrota de su padre Darius y crear un impero que el mundo no haya visto antes. Esto hasta que los griegos produzcan a su dios rey propio: Alejandro Magno.

Este primer número nos introduce a los nuevos personajes, el contexto e historia a desarrollar: griegos y espartanos luchando contra los persas para poder conseguir su libertad, un sueño, una democracia. La historia toma lugar en el 490 a.c., las batallas son intensas, Miller nos da momentos crudos de la pelea mostrándonos las diferentes estrategias de combate de los ejercitos, es el punto de vista de un estratega, de un general.

Sin embargo, en la guerra no hay ganadores y las bajas son inevitables; es interesante ver como se toma a la muerte en batalla, un honor para ambos lados, el cual se paga con un precio bastante alto. En todo momento los espartanos se tornan empáticos contra sus adversarios, entienden que tal como ellos son hombres que cuentan con familias y gente que los espera en su hogar, pero el corazón de la batalla reclama víctimas y uno u otro bando tendrá que ceder.

El ritmo de narración es rápido, la lectura en ningún momento se torna pesada y antes de que te des cuenta estarás terminando el número. Los diálogos son pocos, la historia es contada en primera persona, narrando el avance de la batalla, la vivencia y experiencias en ella, las bajas y dolores producidos.

El arte de Miller es siempre un punto de conflicto, pues sus trazos un tanto más agresivos y menos estilizados te pueden hacer amarlo u odiarlo. De los colores se encarga el gran Alex Sinclair (quien ya ha trabajado con Miller en The Dark Knight Returns: The Master Race), destacando así los juegos de sombras y luces que realiza en este número.

En conclusión, la historia es entretenida y deja abiertas muchas incógnitas que esperamos más adelante se vayan resolviendo, la tensión se mantiene a lo largo del número y nos deja con ansias de saber que nos espera en la siguiente entrega.