Tomb Raider: Las Aventuras de Lara Croft

Director: Roar Uthaug

Género: Aventuras/Basada en la popular franquicia de videojuegos

Duración: 118 min. (1hr. 58 min.)

Protagonistas: Alicia Vikander, Dominic West, Walton Goggins, Daniel Wu y Nick Frost.

Fecha de estreno: Marzo 16, 2018 (México)

Trailer: https://www.youtube.com/watch?v=iLqXIz-HG_I

La aventurera más famosa de los videojuegos regresa a la pantalla grande: Lara Croft. En 1996, comenzó lo que sería una gran franquicia de videojuegos que aún sigue vigente. En el 2001, se estrenó su primera película protagonizada por Angelina Jolie, con una secuela estrenada en el 2003. Todo gamer sabe que los videojuegos y el cine nunca se han llevado bien. Mario Bros; Resident Evil, Doom, Mortal Kombat, Assassin’s Creed y la misma Lara Croft de Angelina Jolie son prueba de ello. La esperanza más reciente recae en Tomb Raider: Las Aventuras de Lara Croft, protagonizada por la ganadora del Oscar Alicia Vikander e inspirada en el videojuego del 2013. Nuevamente estamos ante una historia de origen, con Lara Croft viajando a una isla remota para terminar la investigación que su padre desaparecido había dejado a medias. ¿Logra Tomb Raider romper la maldición de las adaptaciones de videojuegos al cine? Me enorgullece decir que sí. No lo hace completamente, pero resalta y sobresale del resto de las adaptaciones pues es infinitamente superior gracias al enfoque más humano de nuestra protagonista así como la esencia de aventura que aborda el videojuego en el que se basa.

La elección de Alicia Vikander para interpretar a Lara Croft fue más que acertada. Se ve la preparación y el duro entrenamiento físico que tuvo, pero eso sólo es la cereza del pastel. Su actuación es la que compensa la película, con su enfoque vulnerable y más humano logra que la audiencia simpatice con ella. Es infinitamente superior a lo hecho por Jolie hace casi 20 años. Tenemos a una Lara que sufre, llora, grita y transmite más sentimientos que rudeza, encuentra un balance perfecto en sus emociones y hace que la película funcione de mejor manera. El resto del elenco es bastante funcional teniendo a Dominic West como el padre de Lara, quien aporta escenas emocionales que pueden entrar en un punto ambivalente. Hay momentos donde funciona y otros en donde no. También Daniel Wu que sale poco en el filme, es solo el medio para que la aventura comience, si su presencia fuera recortada, no afectaría mucho a la película. Por último y no menos importante, nuestro villano Mathias Vogel. Éste es interpretado por Walton Goggins, logra ser un villano intimidante gracias a sus expresiones y acciones, pero carece de un desarrollo sólido para que sea lo suficientemente memorable. A esto se le agrega otro punto a favor de la película y la que hace sobresalir de las demás adaptaciones: algo de fidelidad. Como se mencionó anteriormente, está basado en el juego del mismo nombre del año 2013. Encontramos esa experiencia de aventura, de mucho peligro, con acertijos que resolver y rompecabezas que armar. Mientras que Assassin´s Creed ignoraba lo que hacía al videojuego divertido, en Tomb Raider la experiencia se torna más divertida y emocionante. Sin embargo, la película no es perfecta, tiene sus defectos.

La película se siente muy introductoria, en algún momento pareciera que trata de establecer las futuras películas. No está mal contar el origen del personaje, pero el hecho de que la historia tarde un poco en comenzar afecta el ritmo del filme. La trama carece de sorpresas, suele tener una que otra pero es hasta el tercer acto donde notamos esta situación. A pesar de que hay referencias a la fuente en la que se inspira muy bien utilizadas, como los latidos de Lara Croft cuando está en peligro por ejemplo; algunas situaciones suceden de manera muy conveniente y es algo inexplicable el por qué de las cosas, afectando el desarrollo de algunos personajes. Al momento de intentar resolver los acertijos, no hay mucha conexión con la audiencia para seguir la pista. Se siente algo distante en ese aspecto, pero se compensa el cómo vemos a Lara en las escenas donde está sola, donde da una esencia del videojuego justa y necesaria para estas adaptaciones. La historia pudo ser mejor con un guion más elaborado y un villano más épico sin concentrarse en establecer una franquicia de películas.

 

A pesar de sus defectos, Tomb Raider supera las bajas expectativas que se tenía gracias a una protagonista imponente que logra mantener el metraje por sí sola. Es entretenida y por momentos emocionante. Si usted, querido lector/a es fan del personaje, la película le gustará pues tiene mucho estilo de la franquicia de videojuegos. Si usted no conoce a Lara Croft y sólo busca entretenimiento puro, también le gustará. Tomb Raider: Las Aventuras de Lara Croft no es una mala película, es más que decente como para romper poco a poco la maldición de las adaptaciones de videojuegos al cine. Esperemos que el recibimiento en la taquilla sea lo suficientemente buena como para que nos entreguen secuelas con historias más prometedoras. El milagro poco a poco está llegando.

CALIFICACIÓN: 3/5