Rampage: Devastación

Director: Brad Peyton

Género: Acción/Basado en el popular videojuego

Duración: 110 min. (1hr. 50 min.)

Protagonistas: Dwayne “The Rock” Johnson, Jeffrey Dean Morgan, Malin Akerman, Naomie Harris, Joe Manganiello y Jake Lacy

Fecha de estreno: Abril, 13. 2018 (México)

Trailer:

Creo que en esta ocasión, la sinopsis será bastante resumida. No tiene mucho que contar: monstruos salen a destruir a la ciudad y The Rock intentará salvarnos a todos… otra vez. Si esta película causo expectativa es gracias a su fuente original, el videojuego de mismo nombre, en donde hacías el rol del monstruo y destruías a la ciudad. Era un juego muy divertido. Pero esta vez, el director Brad Peyton, quien ya trabajó con The Rock en San Andreas, vuelve a a la carga con esta adaptación. El resultado de esta película es muy desigual, por momentos la película sabe lo que quiere ser (un blockbuster carente de lógica) pero cuando la película quiere profundizar los desarrollos de los personajes, no funciona.

Afortunadamente, la película tiene aspectos positivos que valen la pena pagar un boleto para verla. En lo poco rescatable del elenco se encuentra el mismo The Rock y Jeffrey Dean Morgan. Son demasiado caricaturescos pero cuentan con mucha carisma para cargar la película, ya los conocemos, sabemos que se están divirtiendo con esta película… eso parece. La relación que nuestro protagonista tiene con George, el simio, es muy divertida. He de decir que George es de lo mejor en la película, se convierte en un personaje más de esta historia y le aporta simpatía ante la audiencia. Más que una bestia, es un héroe. El tercer acto es lo que compensa toda la película, las peleas entre las bestias están bien logradas (hasta donde pudieron con ese CGI tan feo), pero compensa lo que realmente es el videojuego y todo se torna entretenido. Pero cuando se enfocan en los humanos… hay muchísimos problemas.

Es increíble que esta película tenga cuatro guionistas, porque el guion es terrible. Es el mismo caso de San Andreas, cuando se enfocan en la acción cumplen y entretiene; pero cuando tratan de enfocarse en los humanos, casi nada es rescatable. Algo así como Transformers de Michael Bay: a nadie le importan los personajes, sólo queremos las peleas entre las bestias. Y si la película se concentrara en ello, cortando todo lo demás, hubiera tenido mejor calificación. Todos los personajes son de caricatura de sábado a las nueve de la mañana, sobretodo los villanos interpretados por Malin Akerman y Jake Lacy; quienes hacen de dos hermanos malvados cuya razón para existir en la historia es cuestionable. No era necesario tener villanos humanos cuando tenemos amenazas mayores a ellos. El personaje de Naomie Harris no es para nada importante, es prácticamente otro relleno en la historia, con todo e intentos de desarrollarla. Como mencioné, los efectos especiales son feos, se nota la pantalla verde fácilmente y pierde credibilidad al espectáculo.  La película carece de lógica, no es de sorprenderse cuando ves a un lobo volar, pero la película le pide al espectador que estos errores se le perdonen, en parte es cierto porque no estamos para exigir mucho con estas producciones. A pesar de eso, es inevitable detectar estos errores cuando se trata del 50% de la historia.

Rampage: Devastación resulta ser una muy tonta película que acaba por entretener cuando se enfoca en lo que realmente quiere ser. Como adaptación al videojuego está por debajo de Tomb Raider. Cumple en acción, pero todo lo demás falla rotundamente. Con este tipo de producciones, uno ya no sabe qué esperar de The Meg con Jason Statham.

CALIFICACIÓN: 2/5