Navidad es una epoca de dar, de compartir, de sacr lo mejor de cada uno y, claro esta, de sufrir con las visitas de la familia.

Amy (Mila Kunis), Kiki (Kristen Bell) y Carla (Kathryn Hahn) siguen con los problemas que tenian en la primera entrega de esta comedia, pero parecen estar adaptandose a su papel de madres modernas, lo que no esperaban es sus propias madres aparecerian para volver realidad todas sus pesadillas en un frestejo decembrino que tiene todos los sintomas de un desastre en potencia.

Cuando Ruth (Christine Baranski) aparece en la casa de Amy con la intención de hacer una perfecta fiesta navideña, comienza la eterna batalla entre madre e hija por el control y dominio de el hogar. Ruth es una mujer dominante, mandona y voluntariosa que no se detiene ante nada para hacer que Amy sea una madre y mujer perfecta. Las cosas no van mejor para Kiki pues Sandy (Cheryl Hines) es posesiva y no concibe una vida alejada de ella, decidiendo no solo vositarla para las fiestas, sino mudarse a la casa de al lado. Por si esto no fuera suficientemente malo, Carla ve con asombro la inesperada llegada de Isis (Susan Sarandon) quien no solo es aficionada al alcohol y las drogas, tambien es una apostadora cronica.

Con esta trifecta de enredos, Scott Moore (21 & Over, Bad Moms) retoma a los personajes que tanto exito tuvieron el año pasado, intentando repetir la formula pero con un resultado dispar. La quimica entre los personajes se mantiene intacta en los momentos en que interactuan las tres protagonistas, pero en esta ocasión, el manejo de nuevos personajes hace que las historias vayan cada una por su camino, solo conectandose en ciertos puntos. Es innegable que hay escenas que desatan la carcajada, pero se sienten aisladas, pues las situaciones son previsibles.

La capacidad para la comedia de Hahn (The Secret Life of Walter Mitty) y Sarandon (Cloud Atlas) sobresale del resto del elenco, Bell (You Again) no necesita mucho para hacer reir y Kunis (Jupiter Ascending) se esfuerza en su papel, pero no consigue la naturalidad de sus coprotagonistas.

Al final tenemos una serie de situaciones que cumplen con la formula de las comedias familiares navideñas, hay enfrentamientos, dscusiones, rompimientos y reencuentros. La cinta no nos deja nada bueno pero si hay muchos momentos que garantizan la risa.