Marc Webb (500 days of sumer) se aleja de las grandes producciones y regresa a dirigir historias cotidianas. Desde los dias en que trabajaba en Amazing Spider-Man anunció esta historia que se desarrolla en Manhattan.
Thomas Webb (Callum Turner) es un joven que vive en el Low Est, un tanto alejado de su madre (Cynthia Nixon), pero sobre todo de su padre, Ethan (Pierce Brosman) el exitoso socio de una editorial quien no ve con buenos ojos el deso de Thomas de convertirse en escritor.
Thomas es pasivo, aburrido,pero confiable, por eso esta friendzoneado por Mimi (Kiersey Clemons), esto le deprime y le hace cuestionarse su valor como persona.
Dos hechos hacen que la vida del joven Webb de un giro. Primero, la aparición de un nuevo vecino, W.F. (Jeff Bridges) y el descubrir a su padre con Johanna (Kate Beckinsale) una bella y exitosa editora con la cual sostiene un romance. Thomas se embarca en dos misiones, cambiar la percepción que Mimi tiene de el y terminar el affaire de su padre. Guiado por W.F. comienza a actuar de forma distinta a la usual y esto le lleva a involucrarse con Johanna.
El argumento estaba en la mente de Allan Loeb (Collateral Beauty) desde hace una década, por lo cual la historia no se siente original. Hay muchos pasajes que nos recuerdan otras historias y el intento de incluir a la ciudad como un personaje no termina por lograrse.
Expresamente inspirada en la canción de Simon y Garfunkel, la película nos lleva a un viaje de descubrimiento y de maduración que al final no se consigue. Turner consigue una buena interpretación y su personaje conecta con la audiencia, además que las actuaciones de Brosnan, Nixon y Bridges son muy buenas. El problema estriba en que la trama se siente un poco forzada, artificial. Incluso el giro de tuerca hacia el final sorprende, pero no impacta del todo, a lo largo de la cinta se van dando pistas claras del misterio que envuelve a Thomas y a sus padres.
El titulo elegido en español tampoco ayuda mucho, ya que crea una impresión equivocada de lo que se va a ver. Mucho más que un drama pasional, nos encontramos frente a una historia de las muchas que pasan en la Nueva York que los estudios de cine siempre han querido presentar, una ciudad sofisticada, con una intensa escena cultural y en donde al parecer todas las personas deben ser escritores, publicistas o artistas para que sus vidas merezcan ser contadas.
En resumen, es una película disfrutable, que da pie a la conversación pero que difícilmente quedará en a memoria del publico, aún con la excelente música de fondo con temas de Simon y Garfunkel, Bob Dylan y Lou Reed, la cual solo moverá los recuerdos de los mayores de 40 años.
Se agradece el esfuerzo de Amazon que produce y de Cinepolis que distribuye por estrenar cintas alternativas a la avalancha de Blockbusters y comedias que hay en la actualidad.

Calificación 7.5/10