“Nacido entre la generación X y la millenial, Carlos Alberto Nieto G´mez fue testigo de la edad de oro de MTV , el nacimiento de los Simpsons, el surgimiento de las redes sociales, y su primer celular fue un Nokia indestructible. Creció leyendo a mafalda, jugando Super Mario Kart, escuchando a los Foo Fighters y viendo South Park. Como buen chilango, tiene una terrible adicción a los tacos del pastor y de suadero.  Después de muchos años trabajando para marcas, en 2012 decidió salirse del mundo corporativo para dedicarse a lo que más le gusta: contar historias, escuchar música y dibujar. ”

Así es como se describe Alberto Nieto alias Betinorama , en su primer libro de novela gráfica “El mapa de mi lonja” editada por Grijalvo en 2017, (lectura no apta para menores de 15 años) , una historia llenada de referencias a la cultura popular mexicana , a la cultura nerdosa, pero sobre todo a la espectacular y supersabrosa  comida de nuestro país.

El autor de esta joyita : Alberto Nieto

Betinorama lleva haciendo viñetas desde el semi-lejano 2012 para Facebook, el cual describe como “El diario de un pedazo de carne” en las cuales habla de su día a día y las situaciones graciosas que encuentra en la cotidianidad de su vida junto a su esposa Biscocha y a su perrita Katrina . El humor de este webcomic no ha cambiado en casi nada a lo largo de estos 6 años , pero lo que hay que reconocer es la evolución de su estilo y técnica desde su primera viñeta en septiembre del 2012 hasta llegar a un nivel de ilustración donde lo genial se combina con lo sencillo , pasando a lo refrescante y llegando a lo chingón (obvio que esperaban de un chilango , además de ponerle queso a las quesadillas).

La historia nos lleva de la mano por la vida del autor desde su niñez hasta su vida actual , haciendo un gran énfasis en la como la comida lo ha acompañado a lo largo de tantos momentos en su visa, y en cómo se decidió en convertirse en un artista de las viñetas. A lo largo de la novela hay momentos en los cuales uno no puede evitar identificarse , o sentir nostalgia de la niñez o la adolescencia , sacando varias risas o por lo menos una sonrisa ante situaciones como las fiestas familiares, jugar con tus primos y ser regañados, ver series mientras disfrutas de una buena pizza con tus hermanos, o de la cruda de la fiesta anterior.

La narrativa es simple y fácil de entender debido al uso de la voz en off clásica de los cuadros de texto que en este caso ocupan la mayoría de la pagina , el libro también contiene tiras individuales acerca de las temáticas del capítulo al final de este, y por si esto no fuera poco también incluye sus buenas recetas de cocina, para que prepares desde un básico mexicano como el café de olla o una buena salsa , hasta una pizza y unas caipirinhas para que te luzcas con tus amigos nerds, por si fuera poco estas vienen acompañadas siempre con unos buenos gag´s  y dibujitos para que le entiendas y no hagas un batidillo.

Un ejemplo del tipo de humor mexicano que maneja las tiras de Betinorama

La novela gráfica juega con elementos del pasado que todo buen conocedor de la cultura pop reconoce y ama, en ningún momento llega a sentirse pesada o lenta, mantiene su ritmo sin apresurarse ni tornarse completamente lento. Es una lectura entretenida y que te deja una sonrisa , no es la novela gráfica superprofunda que cambiara el rumbo del comic mexicano , pero es la novela gráfica que se antoja leer como si comieras unos buenos tacos.