“Destrozamos el sueño americano. Esta es la pesadilla americana”

Es 22 de noviembre, de 1992. La ilusión de la paz se ha desmoronado. El mundo ha vivido en una mentira, la más grande, la más terrible y quizás, la más piadosa de todas.

Voy a suponer que todos los que leen esta reseña, han leido Watchmen, o al menos visto la adaptación cinematográfica. Es dificil permanecer ajeno a una de la obras más célebres y analizadas de la historia. Este texto no contiene spoilers sobre el comic escrito por Geoff Johns e ilustrado por Gary Frank, pero si hace referencia a la obra original de Moore y Gibbons.

Hace siete años la humanidad se unió ante el miedo. Adrian Veidt, mejor conocido como Ozymandias, orquesto un plan para terminar con la amenaza de una guerra nuclear a escala global que amenazaba su mundo; pero al final la verdad salió a la luz. El diario de Rorschach se ha hecho público y el mundo esta una vez más a la orilla del desastre, pero esta vez no hay manera de detener el Dia del Juicio.

Los Americanos y los rusos tienen el dedo en el boton rojo y sólo una persona parece terner idea de como salvar al mundo, de nuevo.

Doomsday Clock es más que un comic, más que un crossover, es una promesa y al mismo tiempo la apuesta más grande. ¿Cómo continuar la que durante años se ha encumbrado como las historia más grande contada en los cómics? La respuesta parece ser simple, encarando las consecuencias de los actos de los protagonistas, principalmente de Ozymandias, Rorschach y Dr. Manhattan.

Geoff Johns hace su mejor esfuerzo para capturar el tono y el estilo usado por Moore, pero eso no significa copiar. No hay dobles lecturas en cada panel (que si las hay a lo largo del comic) y la narrativa es más lineal, aún asi quien haya leido Watchmen se encontrará en terrenos conocidos.

El arte de Gary Frank se acerca mucho al de Gibbons, pero es mas detallado, más trabajado. Gibbons transmitiá mucho con una cuantas lineas, sobre todo en las expresiones. Frank le da mucha fuerza a sus personajes, se puede decir que son más teatrales.

El color tambien sigue la linea que vimos hace 31 años, aun cuando las tecnicas digitales agregan más profundidad no hay saturación ni exceso de volumen; la paleta usada por Brad Anderson continua con la empleada por John Higgins. Otro punto que quizas se pierda ante el trabajo de Frank es el lettering, la voz de Rorschach es la misma, la letra es la misma.

Mucho se ha hablado de el uso la reticula de 9 paneles y de como las páginas que se habian liberado reflejan el arte de 1985, aunque este tema quizas es más para los puristas. Tanto Tom KIng en Mr. Miracle como Grant Morrison en Multiversity han hecho uso de ese recurso desmitificándolo y empleandolo como lo que es, una herramienta narrativa; una mirada a la tira cómica.

En cuanto a la historia, no tenemos mucho todavia, se establece el conflicto y vemos quienes son los protagonistas de la historia, no quienes el público esperaba. Johns se toma su tiempo y nos deja con la promesa de algo mayor.

¿Cual es el papel jugado por Superman? ¿De que es responsable Dr. Manhattan? Aun es muy temprano para decirlo.

Nota: Por indicaciones expresas de DC Comics, esta reseña no puede contener detalles sobre la trama y los personajes. Esperen el Miércoles 22 de Noviembre la reseña extendida.