Los crossovers entre personajes (y franquicias) siempre son una publicación bastante interesante pues suelen traer consigo un gran número de reacciones por parte del público, desde los que celebran esta decisión, los que se molestan con ella y a los que deja con cara de ¿What?

Pese a todas las reacciones (así como emociones o sentimientos que pueda generar), nadie puede negar que siempre causa expectación ver en que aventuras pueden meterse estos personajes, más cuando son de universos completamente diferentes, como es el caso que hoy nos toca.

El hombre murciélago ha tenido una gran participación con personajes de otros universos (o casas editoriales), desde los clásicos equipos con Superman y demás miembros de la liga de la justicia, ayudando a resolver misterios a Scooby Doo y su pandilla, enfrentándose a los peleadores de Mortal Kombat, o en tiempos más recientes su encuentro con Las Tortugas Ninja. Debido a su popularidad Batman siempre ha sido un referente para los crossovers y esta vez llega a Riverdale para vivir nuevas aventuras junto a Archie.

Este crossover resulta ser una agradable sorpresa para todos los fans (tanto de Archie como del murciélago de Adam West), pues el humor, el estilo visual, los chistes, y la ambientación en general, se combinan de una manera bastante natural y asombrosa, que incluso llegara a parecer que nos encontramos en el mismo universo.

Jeff Parker y Michael Moreci realizan una excelente dupla al combinar elementos de ambas series, logrando que no solo Batman y Archie tengan protagonismo, sino que personajes secundarios como Batgirl o Dilton tengan también sus momentos de protagonismo en la historia.

Otro factor que destaca es la aparición de varios villanos de Batman, que en su momento no aparecieron en la serie, siendo adaptados a la perfección a este universo. La combinación del humor adolescente de Archie, con el de este animado Batman resultan en varios momentos memorables que te sacarán más de una sonrisa.

La historia comienza con Poison Ivy atacando la Feria Mundial de 1966 en el Gotham Midway Park, antes de percatarse que fue utilizada como una distracción por Book-Worm. Batman llega junto a Robin y Batichica para enfrentarla, pero esto solo ocasiona que The Penguin proponga a Catwoman, Riddler y Joker un plan para conquistar Riverdale, pues Batman solo cuida de gótica, para ello deberán secuestrar a los millonarios (como el papá de Verónica) y neutralizar a la policía con los encantos de Siren, ante el peligro Verónica recurrirá a Archie y la pandilla para detener esta situación.

El arte es otro punto a destacar, pues el trabajo de J. Bone combinado con los colores de Kelly Fitzpatrick resultan en una amalgama de los elementos y personajes de Batman 66 al estilo visual de la serie de Archie, el cual se combina perfectamente y crea escenarios bastante luminosos, alegres y vivos que nos hacen dudar si es un capítulo de la serie, o un número de Archie.

Sin duda un gran comic, el cual recopila completamente la miniserie, un obligado para los fans de ambas series, o para aquellos que quieran pasar un buen rato de risas y sonrisas como estas series nos tienen acostumbrados.