Comencemos por los hechos: todo es susceptible de convertirse en un negocio. ¿Religión? Negocio ¿Ciencia? Negocio ¿Guerra? Negocio ¿Política? Negocio ¿Hobbies? Negocio ¿Arte? ¡Negocios! Todo termina siendo negocio. Esas últimas dos, hobbies y arte, son nuestro mero mole: los comics son al mismo tiempo un tipo de arte (claro, no todos) que busca entretener. Es por ello que los comics son un negociazo brutal a un nivel en el que, de hecho, los cómics son ya una parte mínima y a veces desconocida…¿a qué me refiero? bueno, tenemos una industria que incluye juguetes, videojuegos, ropa, una variedad impensable de productos licenciados, y por supuesto, el cine. Resulta que Marvel o DC, que comenzaron en pequeñas y reducidas oficinas, como ideas en las cabezas de jóvenes que publicaban sus historias en el papel más barato que podían, ahora son empresas en las que los cómics ni siquiera son la parte principal.
Por lo anterior, no debería extrañarnos que haya editoriales que se pelean las licencias para publicar cómics en México (o en cualquier otro país) en busca de un éxito de ventas. Porque finalmente, los cómics son un negocio…incluso el artista que busca de la manera más pura posible dar a conocer su obra estaría contento de poder vivir de ella.
Pues bien, aquí es adonde tenemos a SMASH, alias TBG, alias Televisa, licenciatario de las 2 principales creadoras de cómics, DC y Marvel, que nos trae a los fans mexicanos un buen catálogo de títulos tanto actuales como del pasado, y que además ha ido mejorando en sus formatos, pero que también es el principal foco de críticas de los fans.
¿Por qué es el principal? Porque es el más conocido, tanto por las licencias como por la red de distribución.
En este caso, de los muchos aspectos que se le critican, voy a abordar uno de los negocios más recientes: las exclusividades. Cuando Televisa adquirió las licencias, usó su canal más conocido: los voceadores, quienes no solamente llevaban años vendiendo los cómics (que eran un producto que las editoriales de periódicos habían traído), sino que había uno en cada esquina. Sin embargo, y tenemos de nueva cuenta el negocio, este amplio medio tiene un inconveniente: aceptar que los ejemplares no vendidos regresen a la editorial, lo que potencialmente representa pérdidas. Así que buscando nuevas opciones, da con las cadenas que podían manejar revistas, pero que además podían buscar un nuevo trato. Y así, Televisa pasó de ofrecer portadas exclusivas, a tomos, series, e incluso hacer toda una editorial exclusiva de alguna cadena. Este ha sido el punto: primero DC rebirth, y ahora Marvel Fresh Start. Al ser algo exclusivo, la cadena se asegura grandes ventas, pero al mismo tiempo se obliga a adquirir el total de los ejemplares. ¿El resultado? Un éxito total para televisa (ahora como SMASH), que además le asegura un modelo de negocios que puede llevar a otras cadenas con más exclusivas…vimos exclusivas en supermercados, en papelerías, y hasta en tiendas de autoservicio.
Aunque claro, no todo debe ser miel sobre hojuelas, ya que eventualmente vemos ofertas de 3 x 2, donde podemos asumir que se renuncia a la ganancia con tal de no perder lo invertido y volver a contar con fluidez. En el caso de Fresh Start, a diferencia de Rebirth, no se compromete toda una editorial, sino sólo un conjunto de títulos.

Ok, entonces por un lado, los consumidores ya no dependen de su anciano voceador que simplemente no cree que los comics se vendan, amén de que son caros, y que además le importa un bledo que el comic llegue en buen estado al consumidor…ahora el cómic está en una elegante cadena que se encuentra por todo el país, en estantes de madera, protegidos de la luz del sol ¡en una cadena conocida porque puedes ir a hojear las revistas por completo sin que nadie te diga nada! Perfecto, tal vez en algunos lados el local más cercano se encuentra a 1 o 2 horas, en un área más metropolitana. Y misteriosamente, la distribución sigue siendo dispareja. Ok, las grandes cadenas no son la panacea, así que a los voceadores se les siguen unos pocos títulos, y los más populares llegan en compilados. De hecho, poco más de un año después de que los voceadores se quedaran prácticamente sin Rebirth, se les liberan todos los títulos en grapa, además de los compilados, ¡incluso se los dan quincenalmente en lugar de mensual! Claro, algunas cosas nunca llegaron, algunas pastas duras y portadas exclusivas.
Mientras tanto, SMASH abre su tienda en línea además de las suscripciones…uno de los temas más olvidados, los ejemplares atrasados, parece ponerse al alcance de todos. Aunque parece que las tiendas en línea siguen teniendo muchos defectos en lo que a las editoriales respecta, recogiendo experiencias muy disparejas de los compradores, tanto en el trato, como en el período de entrega y las experiencias de compra y servicio al cliente. Curiosamente, SMASH ha sido la última de las editoriales en entrar al ruedo de las ventas online, así como de tener community managers y un contacto más cercano y amable con el cliente. Pero bueno, al fin lo hacen. Parece que se nota el esfuerzo por mejorar.
Y luego la locura de la homologación de precios: todo lo mensual a $45, sin importar el número de páginas; la mayoría de DC son dobles números y la mayoría de los de Marvel son títulos sencillos. O los especiales semanales que se convierten en pasta dura. O la continuidad de la tradición de Vid, de no publicar eventos con todos los tie-ins, y la impresionante cantidad de títulos que no se publican, y que terminamos conociendo porque aparecen personajes en los grandes eventos. En la distribución, en el caso de los voceadores termina siendo una locura, ya que hay runs incompletos en casi todos los títulos de DC, periodicidades irregulares; y en el caso de Marvel han aparecido redistribuciones de títulos de los cuales sólo se manda una parte.
Así como en el caso de Rebirth, podemos estar seguros que Fresh Start va a terminar siendo distribuida a todos lados, pero esperemos que de una manera más uniforme. Sin embargo, no podemos estar seguros de nada en realidad, ya que la búsqueda constante de nuevos modelos de negocio que lleve mejores ventas a las editoriales nos va a tener en una vorágine de incertidumbre, que en algunos casos significa incompletitud, y en otros significa certeza de tener todo a la mano. Sin embargo, esperemos que SMASH logre un modelo en el que todo pueda llegar a todos, por el bien de todos los lectores de cómics….aunque en realidad, quizá no somos tantos, y estamos a merced de gente cuya prioridad es hacer dinero.