En fechas recientes y a tan sólo pocos días del estreno de la cinta Captain Marvel –o Capitana Marvel, como se le dice en México- ha habido una serie de mensajes y posts de odio hacia la película e, incluso, la aparición de teorías conspirativas sobre un posible boicot por parte de Disney-Marvel hacia películas de la competencia, a través del pago de críticas negativas uno por parte del fandom hacia la cinta en general y la actriz protagónica en particular.

Pero ¿cómo puede alguien en su sano juicio odiar algo que no conoce, una película que no ha visto o a una actriz de la cual no sabe aún relativamente nada?

Iniciemos por hablar sobre el personaje:  Carol Danvers, anteriormente conocida en los cómics como Ms. Marvel, solía ser una heroína secundaria en los títulos -y equipos- Avengers y Mighty Avengers que, a pesar de haber protagonizado  una de las sagas más enfermas del mundo del cómic (no quieren leerla, su hijo del futuro la secuestra y la embaraza de él mismo), nunca fue del  todo destacada, hasta que en 2012 surgió Marvel Now y con ello asumió el manto de Captain Marvel.

A partir de ahí el personaje ha sido bastante mal manejado por los escritores, quienes confunden las cualidades de una líder decidida y poderosa con las de una mujer grosera, altanera e impositiva. Y no, no es un micromachismo, la realidad es que el personaje así ha sido desarrollado, sin importar el género,  raza o especie al que lo hayan cambiado, los diálogos le han dado ese carácter y actitud tan desagradables.

El anunció de su propia cinta para el MCU provocó miedo entre los fans, pues aunque sabemos que no siempre la personalidad de un personaje de cómic pasa como tal a la pantalla,  en este caso la actriz elegida para representarla -Brie Larson- aparecía leyendo ese run donde Carol  dejaba de ser Ms. Marvel lo cual, magnificó dicho miedo.

Sería de esperar que alguien con un cerebro funcional aguantaría a ver el producto final terminado para poder expresar una opinión o critica, lo que no ha no ha sucedido en este caso. Con las primeras imágenes de la filmación inició la campaña de odio. En primer lugar, por el cuerpo de la protagonista, a quien la compararon con una tabla. Si bien Brie nunca ha utilizado su físico para destacar, la realidad es que el traje no le favorecería a nadie y menos en fotos no profesionales, aunque ello no importó para que fuese duramente juzgada, víctima de la filtración periodística.

En segundo lugar,  porque la actriz publicó con bombo y platillo fotografías, esta vez sí hechas ex profeso para laprensa, levantando muy poca atención, sin lograr el impacto que buscaba, a pesar del claro orgullo que la actriz ha demostrado respecto a interpretar al personaje.

A partir de ahí es cuando se ha percibido una extraña animadversión contra todo lo relacionado a la cinta: el estreno del primer trailer, la mercancía que han ido liberando y las declaraciones del elenco. Todo ha sido ignorado, mermado o atacado indiscriminadamente. Cuando salió el primer trailer una de las críticas más duras -e innecesaria-  fue acerca de que la protagonista no sonreía e incluso hicieron una modificación digital para ponerle una sonrisa, sin entender que quizás el contexto de lo que vemos en esos dos minutos no amerita una sonrisa.

Los comentarios, memes e intentos de boicot han continuado y ante esta ola de odio irracional y sin fundamentos, Brie Larson declaró que “la crítica de hombres blancos no le interesaba” pero más que estar atacando o buscando minimizar  a un grupo que naturalmente es mayoría en EEUU la actriz quería dar a entender que es necesario tener un grupo más heterogéneo de personas, hombres y mujeres de diferentes razas, culturas y países, que pudieran emitir su opinión con mayor validez. Este comentario le valió una avalancha de ataques descontrolados tanto a la cinta como a la misma Brie lo que llevó al sitio Rotten Tomatoes a desactivar el campo de comentarios y votos del público en su portal por esta negatividad que afectaba a la popularidad de la película.

Al día de hoy, el rumor que suena más fuerte es que Disney y Marvel Stud10s, ante el inminente boicot que parece estar aconteciendo, han decidido comprar todas las funciones de películas que pudieran opacar el estreno de Captain Marvel. También se dice que al final todo es una misma campaña de la productora para levantar el interés de un producto que no ha cumplido las expectativas comerciales como se pensaba.  Siendo sinceros, si el cómic se ha cancelado varias veces por bajas ventas también es muy probable que la parte del  fandom que lee cómics no esté tan entusiasmada con la cinta. Sin embargo, sabemos que gran parte del éxito de las películas del MCU no es ese público comiquero, sino el casual que solo conoce las películas y que es quien llevó a Black Panther a romper récords de taquilla mundial.

¿Por que son esta actriz y su película el blanco de grupos y personas misóginas? ¿Existe o no un complot y un intento de boicot para el estreno? ¿De verdad Marvel y Disney contestan a estas amenazas obstruyendo a otras cintas?

Al final mucha gente se volcará a las salas de cine por el morbo y por ver como enlaza con Avengers End Game pero quizás sea uno de los primeros  grandes tropezones de Marvel Stud10s en una década. Las críticas en Europa no han sido del todo favorables hasta ahora.

Personalmente a mi no me agrada el personaje del cómic. Brie Larson no me parece una actriz simpática aunque no pongo en duda su talento ni capacidades histriónicas, y veré la cinta porque espero que el tono sea distinto a lo que  he leído, que ella tiene el papel porque es adecuada para el mismo y, además, tengo curiosidad por el resto del elenco y por la guerra galáctica.

¿Ustedes irán a ver Capitana Marvel?

——-

Esta columna expresa únicamente la opinión del autor y de ninguna manera la del resto de los colaboradores de la página,