¡Precaución! Spoilers en camino.

Tierra -44. Alfred ha sido asesinado por los enemigos mas viles de Batman. En medio de su pena, Bruce Wayne le pide a Cyborg que le ayude a dar vida a un proyecto que mantenía en secreto: el Protocolo Alfred, una inteligencia artificial que emulara al viejo mentor de Bruce y así revivirlo, de alguna manera. Con reticencia, Victor accede, pero no pasa mucho tiempo antes de que sus peores miedos se hagan realidad. El Alfred virtual comienza a tomar venganza de los villanos de Ciudad Gótica, asesinándolos uno por uno. Batman y Cyborg intentan detenerlo, pero Alfred toma el control de Batman, haciéndolo a su imagen y semejanza. Así surge Batman, The Murder Machine, y toma el control del mundo… bueno, antes de que sea detruído por su origen en el Multiverso Oscuro, y de que reciba una tentadora invitación de un emisario de Barbatos para conquistar otro mundo, allá en la mitad soleada del Multiverso.

Tierra 0, el primer mundo el Multiverso. Cyborg vigila la Tierra desde la Atalaya. Batman, Superman y Wonder Woman han desaparecido, y Ciudad Gótica fue arrazada cuando una lúgubre montaña se abrió paso desde la misma tierra. Varias ciudades más están siendo atacadas. Viktor intenta que su padre lo ayude desde los Laboratorios STAR en Detroit cuando recibe una sorpresiva visita, alguien está en la Atalaya… Batman the Murder Machine ha llegado. Victor no puede contener el ataque del sinietro murciélago, ayudado por Alfred Virtual, pronto es derrotado y se da cuenta que lo que buscan son los sistemas de los Laboratorios STAR en Detroit y Cyborg sólo ha sido la llave de entrada. Cuando todo está perdido, el resto de los Batman siniestros, los caballeros oscuros, se personifican en la Atalaya, y sin piedad hacen pedazos a Cyborg ante la mirada complaciente del Batman que ríe, el emisario de Barbatos.

Detroit ha caído, y junto con la ciudad, la Atalaya no pertenece más a la Liga de la Justicia.

El segundo tie in de Metal nos entrega ahora la historia de Batman, The Murder Machine, otro de los caballeros oscuros que Barbatos trajo desde el Multiverso Oscuro. De la mano esta vez de Frank Tieri y James Tynion IV, con los trazos de Riccardo Fiederici, tenemos de nuevo un gran libro, que nos cuenta ahora otra historia del Multiverso Oscuro de manera fácil y directa, sin dejar de ser una historia seria, quizá con el único pero de los trazos de un Fiederici que por momentos son exclesos y de pronto se quedan cortos a la hora de retratar al super héroe en turno un tanto enclenque.