Estamos a 17 días del estreno de una de las películas más esperadas de la última parte del año. Con una muy alta expectativa, lo que caracteriza a este tipo de lanzamientos cinematográficos relacionados con superhéroes, y ensalzada por la incertidumbre de si la película Justice League será exhibida en exclusiva en la cadena de cines Cinemex.

Como fanático de estos personajes y de los cómics en general, las producciones que se hacen sobre este género y personajes y toda la parafernalia alrededor de ello, no puedo dejar de emocionarme cada vez que se acerca una fecha de estreno. Y es que los frikis, fanboys, fanáticos o como se les quiera llamar, entenderán la emoción de comprar un boleto con semanas de anticipación, esperar con ansias la noche de la proyección y la satisfacción, por muchos criticada abiertamente, de ser de los primeros de ver una cinta de estas durante los primeros minutos del día del estreno.

Me atrevo a decir que le gran pecado de las producciones cinematográficas con personajes de DC Cómics, es precisamente que NO SON MARVEL, por lo que son medidos, por lo menos por el grueso de la audiencia, con una vara que las producciones de Marvel sembró hace ya casi 10 años, dando inicio a la época de oro de las películas de superhéroes (me disculpo por la incomodidad que este término les cause).

Aunque existieron películas como Blade, Daredevil y la rompemadres X-Men (de la cual la segunda parte es mi favorita y personalmente creo que es la mejor que ha habido sobre los mutantes), el verdadero éxito lo alcanzó Iron Man en 2008; Marvel Studios “pegó primero” y unificó las historias, personajes y actores en lo que se denominó el Marvel Cinematic Universe, que vio su punto más alto en el estreno de Avengers, en abril de 2012 (¡qué recuerdos!).

La opinión popular nos dice que DC Comics no ha logrado alcanzar a Marvel en sus producciones cinematográficas, y para muestra están las opiniones sobre Batman vs Superman, una película que hasta la fecha sigue dando de qué hablar, cuando hace poco se hicieron públicas las declaraciones del mismísimo Henry Cavill, actor que ha interpretado al Hombre de Acero desde el año 2013.

Lo bueno: siempre es bueno tener estrenos y más si es sobre uno de los equipos más representativos de los cómics.

Lo malo: algunos aún guardan altas expectativas y se desilusionan si el proyecto no está bien logrado. No esperes nada de nadie. Punto.

Lo feo: ¿Qué le falta a DC para alcanzar el éxito en taquilla? ¿Serán las bromas? ¿Serán malas decisiones de dirección, producción y edición? ¿Será que no son Marvel? (lo siento).