Cuidado, Spoilers adelante a gran velocidad.

La Liga de la Justicia (y otros invitados) se ha dividido en grupos para tratar de encontrar lo que queda del metal Nth en el Multiverso, mientras Flash, Steel y Superman van a la Fortaleza de la Soledad, donde combinando sus habilidades, logran hacer un portal que lleva a Superman hasta el Multiverso Oscuro, donde debe encontrarse con el verdadero Bruce Wayne y sacarlo de ahí. Pero las cosas no van como esperaban, y es que Barbatos y sus Caballeros Oscuros parecen estar siempre un paso adelante. Después de que Superman atraviesa el portal, aparecen Devastador y Murder Machine y someten sin mucho trabajo a Steel. Barry logra escapar con la Speed Force hasta Central City, que acaba de sucumbir bajo el ataque de Red Death, y ahí se encuentra con toda la población, incluidos Iris y Wally, consumidos y casi destruidos.

Lo que Barry no sabe es que ha caído, de nuevo, en otra trampa de Barbatos y sus emisarios, y ahora está en su poder, al igual que el resto de la Liga: Wonder Woman, Aquaman y Hal Jordan, Linterna Verde, han sido atrapados también y ahora todos deberán enfrentar a sus contrapartes de los Caballeros Oscuros en una versión retorcida de la baticueva, cada una creada especialmente para cada uno de ellos con el único fin de verlos morir.