Si eres alguien que ha estado involucrado aún en un nivel superficial dentro del mundo de los comics ya habrás escuchado hablar del fantástico autor Frank Miller. Ganador de numerosos premios a lo largo de su carrera y habiendo escrito muchos de los comics y arcos argumentales más icónicos e importantes dentro del mundo de los comics, su legado e importancia no es algo que pueda sobre-estimarse.

Frank Miller nació en Olney, Maryland el 27 de Enero de 1957, comenzó su carrera trabajando en pequeñas publicaciones antes de pasar a hacer pequeños trabajos de ilustrador tanto en Marvel y DC; fue en esa época cuando le tocó ilustrar un volumen de Spiderman en el que salia Daredevil, y viendo el potencial que había en un personaje como Daredevil y Matt Murdock, el solicito que le permitiera dibujar al personaje y, eventualmente, le permitieron hacerse cargo de las historias del personaje.

Antes que Miller se hiciera cargo de este personaje las ventas de los cómics de Daredevil habían ido bajando constantemente, a tal punto que inclusive Marvel considerara cancelar la serie, pero gracias al trabajo que hizo Miller con Daredevil las ventas aumentaron de forma considerable.

Eventualmente terminaría introduciendo personajes que se volverían importantes para Daredevil y el resto del universo Marvel, tales como Elektra y la organización criminal The Hand, ambos quienes se volvieron importantes para el futuro del personaje y para la serie que fue producida por Netflix. El practicamente ayudó a convertir a un personaje que a nadie le importaba y estaba al borde de la cancelación a volverse uno de los personajes más importantes y emblemáticos dentro de la editorial.

Su trabajo con Marvel no se limitó a Daredevil, ya que el junto con Chris Claremont desarrollaron la brillante miniserie de Wolverine, que siguen siendo uno de los arcos más importantes que uno tiene que leer si es fan del personaje. Pero después de esto, llegaría lo que es uno de sus trabajos más icónicos e importantes, por no decir uno que cambiaría completamente a uno de los personajes más emblemáticos del mundo de los superhéroes.

Si bien Batman es uno de esos personajes que ayudaron a definir la era dorada de los comics, su imagen había cambiado radicalmente después de la llegada del Código de Conducta de los Comics, por no decir que la gente comenzó a asociar al personaje con historias más familiares después de la serie de Adam West de 1960; DC necesitaba cambiar la imagen del personaje, y no habia nadie mas adecuado para este trabajo que Frank Miller.

Tomando inspiración de Sudden Impact, y enfocándose en un Bruce Wayne envejecido en un mundo completamente salvaje y cambiado, The Dark Knight Returns llegó al mundo en el año de 1986, e inmediatamente se convirtió en quizás la historia mas iconica e importante para el personaje de Batman.

No solamente nos trajo una de las mejores historias con el caballero de la noche, introduciendo a personajes importantes como Carrie Kelley o la banda de los mutantes, sino que además nos trajo una de las batallas más icónicas e importantes en la historia de los comics: Batman vs Superman.

Pero las cosas no se detuvieron aquí; ese mismo año y prácticamente durante los mismos meses, esta vez acompañado del excelente artista David Mazzucchelli, llego su muy esperado regreso al personaje que lo llevó a la fama dentro de la gran Marvel.

Daredevil – Born Again es quizá uno de los arcos argumentales más importantes e interesantes que tiene este personaje, ayudando a dejar en claro muchos de los elementos que ahora son icónicos para este personaje, desde su guerra contra Wilson Fisk así como su vida personal y relación con personajes como Karen Page.

Finalmente, y dejando muy en claro que aun estaba lejos de terminar con el legado de Batman, Miller le trajo al mundo Batman: Year One en 1987. En esta icónica historia, Miller nos contó sobre el primer año de Bruce Wayne como Batman, así como su relación con el Comisionado Jim Gordon y la lucha de el para terminar con la corrupción que estaba destruyendo Ciudad Gótica desde adentro.

Al igual que lo hizo The Dark Knight Returns, esta historia se convirtió en uno de los arcos argumentales mas iconicos para Batman, y una que dejo su influencia durante muchos años, influyendo cintas como Batman Begins del director Christopher Nolan.

Sin embargo las cosas no estaban tan bien para Miller y el resto de los autores dentro del mundo de los comics; buscando tener más libertad creativa y no estar sometido bajo códigos de conducta, el decide dejar su trabajo en DC y pasa a Dark Horse Comics, donde comenzó a escribir historias como Give Me Liberty con Dave Gibbons y Hard Boiled junto con el artista Geof Darrow.

Pero el volveria a impresionar al mundo en el año de 1991, cuando trajo dentro de las páginas de Dark Horse Presents una pequeña serie llamada Sin City, la cual se volvió sumamente popular gracias a su estilo Noir, y diferentes historias con varios arcos argumentales y otros personajes.

Si bien Miller se encontraba enfocado en Sin City durante la década de los 90’s, el se tomo su tiempo para hacer otros trabajos, entre ellos se encontro The Man Without Fear, historia en la cual hace con Daredevil lo mismo que hizo con Batman durante los eventos de Year One; contar el origen de Daredevil y sus primeros años como un superhéroe. Esta historia se volvería el origen del personaje durante muchos años y se volvería la base para la primer temporada de Daredevil en Netflix.

Antes de terminar el milenio, Miller le trajo al mundo otra gran joya que se volvería otro de sus trabajos más importantes y relevantes: 300. Contando la historia de la batalla de Termopilas con una exactitud histórica bastante sorprendente, este se volvio otro de los trabajos que ayudan a definirlo como uno de los mejores autores dentro del mundo de los comics.

Después de esto, Miller se ha mantenido bastante activo dentro del mundo de los comics; no solamente nos trajo dos secuelas a The Dark Knight Returns (The Dark Knight Strikes Again y The Master Race) así como varios números de All Star Batman & Robin junto con Jim Lee; y dejando en claro que es un fanático de las historias de origen, el ya esta trabajando en Superman: Year One acompañado del artista John Romita Jr.

Lo que hace que Frank Miller sea un autor tan interesante de leer es la forma en la cual el logra tomar personajes que no tengan mucha popularidad y los ayuda a darles una buena vida. El logra encontrar la forma de revitalizarles y darles un cambio bastante radical, sin traicionar aquello que es lo que les define o hacer que bien pudieran ser personajes con un nombre diferente.

Por muy diferente que sea la version de Batman o Daredevil a la que hubo con anterioridad, se siguen sintiendo como ellos mismos. Y a pesar que lo que hizo con ambos (y proximamente con Superman, lo que me tiene muy emocionado) sea en esencia similar, ambos trabajos no se sienten como copias exactas.

Mientras que sus trabajos originales como Ronin o 300 logran trascender no solamente por ser diferentes a todo lo demás que se puede encontrar dentro del medio (más aún en ese entonces) sino que además son tramas y arcos argumentales que se centran primero y principal sobre los personajes. Son ellos quienes mueven la historia, los evento que suceden son pertinentes a ellos y todas las consecuencias de todo lo que suceda son importantes para ellos. Si bien esto es algo que se espera de una buena historia, pocos lo han hecho tan bien como Miller.

¿Que es lo que opinan sobre Frank Miller? ¿Son fans de su trabajo? ¿Cual creen que sea su trabajo más importante y que será su mayor legado? Después de todo, habiendo trabajado en tantos títulos, todos con sus grandes aspectos y logros, sería difícil escoger alguno. ¿Están emocionados porque vendrá a La Mole Comic Con en un mes? ¡Haganoslo saber en los comentarios, los estaremos leyendo!