Digo, ¿quien no? El tipo es una facha. Creador de las portadas variantes que estuvieron de moda por bastante tiempo, las cuales se vendían como pan caliente, portadas vacías que solo pretendían ser el pretexto de ventas altas, muy al estilo de Marvel.

Seamos realistas, hay mas artistas de personajes infantilizados que llegaron mucho antes que Skottie Young y que no tienen ni la mitad de sus seguidores, ahí tienes a Chris Giarrusso con sus Mini Marvels, Yale Stewart con LG8 o incluso Art Baltazar con sus Tiny Titans o Itty Bitty Hellboy por mencionar algunos.

Entonces, ¿por que la fama de Young? puedo decir que no lo se. Lo que si se es que me encanta I hate fairyland.

Podria decir que es por la editorial en la que esta publicada, podría decir que es por la forma en la que rompe cliché tras cliché sin titubear, podría decir por que es uno de los mejores cómics de fantasía y comedia negra publicados en mucho tiempo. Con seguridad puedo decir “todas las anteriores

La premisa es muy sencilla, una niña, llamada Gertrude, deseaba ir aun mundo de fantasía y maravillas, su deseo se cumple pero no es para nada de lo que esperaba y se queda en este mundo por mas de 30 años, acompañada de su guía, una mosca llamada Larryngton, quienes buscan la forma de que Gert regrese a su mundo. Una historia bastante interesante, con un humor bastante nivelado entre diálogos e ilustraciones y una forma bastante peculiar de mostrar una crisis existencial del lugar donde pertenecemos. Bastante Cool.

En este tomo, el 3ro de la serie, que contiene los números 11 al 15 de la serie regular, seguimos la travesía de Gert buscando, con cualquier método a cualquier precio, la forma de escapar de Fairyland. Rostros conocidos regresan, una cantidad hilarante de humor negro y por supuesto chorros de sangre por doquier. Olvide decirlo, no es importante pero Gert decidió ser buena, esta a nada de regresar a su mundo, veremos la historia no oficial de Larry, habrán problemas con fans y una parodia de lone wolf and cub altamente disfrutable.

Nada esta bien.

Un tomo completamente recomendable, una historia que te atrapa desde el principio y sobretodo un autor que sabe lo que hace, desde las ilustraciones perfectas para la historia, hasta el humor correcto. El tipo es un maldito genio.

En conclusión, odio a Skottie Young, odio las Young variants, odio a Rihanna, pero me encanta “Love on the brain“. Nadie puede entenderlo y nadie esta contento con nada.

Fluff this.