El pasado fin de semana asistí a un evento del que sabía poco y esperaba menos pero que me terminó dejando asombrado: Funko Fest. En el patio de una escuela de la ya muy descuidada, aunque ahora muy de moda, colonia Roma, se realizó esta reunión de vendedores y fanáticos que solo buscan comprar funkos.
Funko, como muchos ya sabemos gracias al documental de Netflix, es una marca que surgió a finales de los 90s pero su boom real se ha dado apenas esta década.

El “secreto” ha sido hacerse con la mayor cantidad de licencias posibles y sacar figuras de cualquier cosa popular en cine, televisión, música o animación.
Al dia de hoy Funko maneja varias divisiones de producto como son los muy populares Pop!, mis favoritos los 5 stars, los que nadie quiere Dorbz, las primas no muy queridas de las Kotobukiya las Rock Candy y hasta bolsas y carteras con Loungefly; todas con los personajes favoritos de todo mundo.

Las más famosas tiendas en USA como Hot Topic, Target, Gamestop, Walmart y, en fechas recientes Gameplanet y Máscara de Látex en México, manejan figuras exclusivas. Pops de Funko hay en llaverito, en 4″, 6″, 10″; ride, buddies, movie moments, flocked, glow in the dark; cada uno de estos modelos buscando satisfacer los gustos de cada consumidor y al día de hoy no se ve que esta euforia vaya a terminar pronto.

En el Funko Fest vi gente formada para entrar con un par de horas de antelación y, una vez que arrancó el evento el viernes, el flujo no paró, para envidia de muchos otros eventos en CDMX y es que, por la sede o el tipo de evento, podríamos pensar que es pequeño, pero, por el contrario: la cantidad de gente que acudió y que compró fue enorme. Con una organización y publicidad muy acertadas y quizás sólo unos detalles de distribución de los stands, creo que Funko Fest es una gran plataforma para los vendedores de este tipo de coleccionable, muy repudiado por muchos, pero claramente amado por otros y, por supuesto, un paraíso para quienes gustamos de estos pequeños monitos de cabeza grande.

Quizás su más grande error fue mandar stands al segundo patio, al cual solo accedías cuando te querías ir. Yo sugeriría concentrar ahí solo los stands de comida y protectores o cosas que no son Funko y los de figuras todos en un mismo lugar, porque neta les hicieron un poquito la malobra.
Personalmente no soy de los que quiere tener una serie completa o que solo compra Dragon Ball o Marvel, por ejemplo, yo veo uno que me gusta o me divierte y ese se va a la colección y en estos tres días vi que mucha gente es así y también hay quienes buscan solo algo específico y los que esperan encontrar el que les mueva o despierte alguna emoción. Los más pedidos eran Freddie Mercury y Michael Jordan.

Los más pequeños de inmediato los abren para jugar y divertirse y otros les compran su protector tras revisar minuciosamente que su figura esté en las mejores condiciones. Vaya que sabemos que no hay un muy estricto control de calidad en los Pops y te puede tocar el mal pintado.

Algo padrísimo que paso fue que muchos expositores hicieron cambios y eso rulea porque típico que la tía te regala un pop en Navidad y es uno que o ya tienes o no te gusta y ahí podías conseguir uno más adecuado para tu colección sin gastar un peso.
También había llaveros, cards y botones para completar la experiencia y terminar de vaciar la cartera. La verdad es que fue un evento donde disfruté mucho la compañía de grandes amigos, donde me volví loco al ver figuras que no tengo y pude hacer crecer un poquito la colección con un par de Pops más.

Si les gustan los Pops no se sientan avergonzados ni ninguneados por otros coleccionistas, todos somos fans de algo y yo soy fan de la gente valiente que lleva su afición con orgullo.