Suena como de película el título de esta nota del Escritorio, ¿verdad? No es tanto una película, sino una realidad palpable. El pasado lunes 13 de Noviembre, DC Comics dio de baja a su editor de SupermanEddie Berganza, tras haber sido acusado de una mala conducta sexual.

Berganza, uno de los editores estrella de la editorial y también de los que tenían muchos años en el medio, fue señalado dentro de una tormenta de hombres poderosos que al parecer, solo se estaba centrando en Hollywood y algunas otras áreas de los espectáculos, como lo ha sido Harvey Weinstein, uno de los magnates de la industria del cine en la tierra donde los sueños se hacen realidad. Los últimos días han estado llenos de información con una oleada de liberaciones de presiones y miedos por parte de hombres y mujeres por igual, y la publicación de experiencias terribles por parte de un gran número de afectados. La denuncia de los abusos y malas conductas de Berganza no se hizo esperar. Las declaraciones de mujeres que trabajaban en DC y que tenían contacto con Berganza llevaron a la casa de los Mejores Héroes del Mundo a cerrar cualquier tipo de relación laboral con el ahora ex-editor.

¿Qué significa para el medio del cómic (específicamente hablando de la editorial que nos trae las aventuras de la Liga de la Justicia) un escándalo que es una ramificación de otro que no debió haber tocado a ninguna de las otras industrias?

La puesta en duda de su ética es quizá lo más penoso, ya que la mala praxis de un hombre que escondía conductas que pueden ser catalogadas como desviadas y que se encargaba de la revista del Kryptoniano y la Amazona Guerrera ha golpeado a una editorial que en sus personajes siempre imprimió nociones virtuosas que han sido la base de lo mejor que nos ha traído en más de 70 años de publicaciones. Como una de las hermanas mayores de las editoriales estadounidenses, las demás siempre habían visto a DC como un modelo a seguir, y personas como Berganza pueden hacer que haya un impacto negativo. Quizá hace 50 años, la cosa hubiese sido inconcebible, pero con la enorme dimensión en lo que hoy se ha convertido la casa de Superman, BatmanLinterna Verde y otros, asuntos oscuros como el del sr. Berganza son nefastos desde cualquier punto de vista que le pongas.

El hombre ha perdido su trabajo y credibilidad, y su nombre ha sido asociado con algo que nunca debió haber sucedido en el medio. Y aunque mi opinión suene muy personal en esta entrega del Escritorio, es el sentir de quien la hace. Nuevas medidas deben tomarse al respecto, y es bueno que DC Comics ponga el ejemplo.

Continúa con más en Capital Cómic.