Ethan Avery no es un soldado normal. Y es fácil de ver cuando es poseído por una extraña fuerza desde su interior, que lo convierte en un monstruo, una máquina de destrucción masiva a la órden de la milicia. Ethan despierta en medio de un vuelo que lo transporta hacia alguna base secreta. La voz en su interior lo provoca a deshacerse de sus cadenas, y en un segundo la bestia llamada Damage está libre y cayendo al vacío desde el avión militar.

Damage aterriza sin un rasguño en medio de una ciudad provocando grandes daños. Cada paso que da es sinónimo de destrucción, hasta que es interceptado por una armadura militar que intenta detenerlo. En su interior el resentido Mayor Ligget caza firiosamente a Damage. Él es quien debía convertirse en Damage, sólo él merecía ser Damage…

El armadura es poderosa pero Damage logra ponerla fuera de combate. El tiempo corre, al parecer los poderes del monstruo sólo estarán ahí por una hora. La voz en el interior de Damage impide que acabe con Ligget dentro de la armadura, pero si quiere que lo ayude, deberá seguir sus indicaciónes. Primero, esconderse, ya llegará el momento de vengarse de la persona que lo convirtió en eso.

La Coronel Jonas busca desesperadamente a su creación siguiendo el rastro de destrucción, pero aún así, no puede hallarlo. En poco tiempo Damage estará listo para regresar y ella tiene que tenerlo bajo control, o de lo contario alguien más lo encontrará y su suerte será muy distinta. Y ese alguien puede ser Amanda Waller y su Escuadrón Suicida.

 

Comienza la Nueva Era de los Héroes de DC con su primera entrega, Damage #1 de Tony Daniel, Robert Venditti y Danni Miki. DC no nos dio mucho más aparte de los previos que estuvieron apareciendo en algunos títulos, así que hablaremos de lo que nos queda después de leer este libro, que es prácticamente nada. Un soldado debilucho que se convierte en una máquina de destrucción gracias a un experimento militar (¿a alguien le suena?), pero que reniega de su condición para tratar de ser libre, o por lo menos eso parece hasta ahora. El número se va muy rápido, dándo pequeños vistasos a quienes serán los protagonistas y antagonistas y las ligas que tendrá con el Universo DC. Nada nuevo, nada emocionante, plagado de clichés y formulas que ya hemos visto más de una vez. Quiero pensar que la historia tiene mucho más por desarrollar en los siguientes números, pero la invitación que nos deja este número 1 es muy pobre, muy débil, poco atractiva. No veo en Damage un personaje que pueda despegar para convertirse en la Nueva Era de los Héroes. Por ningún lado.

Lo Bueno: Prácticamente nada fuera del arte ya probado de Tony Daniel, que parece ser mucho mejor artista que escritor. Danny Miki siempre será garantía entintando.

Lo Malo: Prácticamente todo. Demasiados clichés, fórmulas ya vistas.

Lo Peor: Aburriiiiiiiiiido…

¿Lo Recomendaría?: Sólo si tienen curiosidad.