Si hay un cómic de DC que debiste leer esta semana, Titans #19 es ese…

¿Por qué, podrías preguntarte?

1.- Aparece la Liga de la Justicia;

2.- Arsenal rifa (le mete problemas a Intergang y se ve bien bad-ass contra ellos);

3.- Donna Troy causó problemas y Wally West sigue creyendo que no se ha encontrado relevancia para él;

4.- Nightwing se ve en un dilema, y anuncia lo que parece ser el final del equipo.

Pero quizá lo mejor de todo es el debate entre ambos equipos de superpoderosos acerca de como se debió haber actuado para salvar el día al haber los Titanes detenido a la LlaveMr. TwisterPsimon. Los ánimos se encienden debido a que los Titanes resienten las actitudes de la Liga al reclamarles que los siguen viendo como sus compañeros juveniles (muy parecido a un número de New Teen Titans en los 80, donde sucede exactamente lo mismo).

Las acciones autoritarias de Batman provocan que Dick y Bruce tengan una discusión muy sentida, de la cual el Caballero de la Noche sale airoso al recordarle al antiguo Robin que en una plática acerca de Batman uniéndose a la Liga, el héroe de Ciudad Gótica lo ve como el líder del equipo en un futuro, lo que lo pone a decidir entre seguir manejando al equipo como justicieros juveniles que solo ven la necesidad de salvar al inocente y al desprotegido, o llevar una ética como equipo de superhéroes ante la mirada pública de la ciudadanía, lo que lleva al joven a tomar una decisión que afectará al equipo en un futuro cercano.

Es esta dinámica de discusiones y diálogos es una de las cosas que uno disfruta como lector de DC, normalmente en los títulos relacionados con el Cruzado Encapotado, pues es lo que hace que el joven crezca y madura, y el adulto se ponga con los pies en la tierra, y el que Dick le pregunte a Bruce si lo ha decepcionado no solo nos hace ver la necesidad de aprobación de un hijo a su padre, sino de un alumno de por vida a su mentor… un momento que te lena de emociones encontradas.

Un número lleno de una carga emocional enorme, bien definida por Paul Pelletier en el dibujo y por Dan Abnett en el guión, no solo nos trae una de las historias más sólidas de todo lo que lleva el título en esta etapa de DC Universe, y que arrancó con Rebirth, sino un número clave en la historia personal del equipo que, si eres fan de los Titanes, no debes perderte por ningún motivo.

Sigue con más, en Capital Comic.