¡La Saga de la Unidad alcanza nuevas alturas cuando Jon Kent regresa a la Tierra en Superman #7!

Como vimos al final de Man of Steel, tanto Lois como Jon viajan con Jor-El a lugares insospechados del espacio exterior, en un viaje de descubrimiento de la herencia kryptoniana del hijo de Superman a través de la galaxia. Pero, ¿qué ocurrió en lo que, de acuerdo al Hombre de Acero, fueron tres semanas? ¿Cómo es que el chico más reciente en llamarse Superboy ha regresado al planeta convertido en un adolescente?

En este ejemplar, quizá de lo mejor de la semana de DC Comics, vemos lo que parecen ser los años perdidos de Superboy, donde la convivencia con Jor-El tiene un impacto sumamente fuerte en la vida de madre e hijo. Aparte de un sensacional cameo de Lobo, ver el reconocimiento de la insignia de la Casa de El no solo como una fuerza esperanzadora, sino como la obligación de sus portadores a llevar la paz y la justicia a cada rincón de la galaxia conocida, llega a sobrellevar tanto a Lois, que hace que sea una de las razones por las que el padre de Superman le permite regresar a la Tierra.

Pero, más que nada, la fuerza del impacto de ver al niño de carácter convertido en un adolescente es tan grande, que el ejemplar ira mucho en las reacciones tanto de Clark como de Lois. No solo es un ejemplar lleno de acción, sino lleno de mucho sentimiento, que parece ser el punto medio entre lo ocurrido al inicio de esta Saga como de lo que viene a continuación. Tal vez un intermedio, o un interludio, eso lo descubriremos a partir del #8.

Sigue con más en Capital Comic.