Desde su aparición en el mundo de los comics Batman ha sido un referente para la cultura pop, si bien el personaje como tal no evoca tanta esperanza como Superman, siempre representará una cosa: Justicia.

Más de una vez todos en algún momento de su vida han soñado con ser algún superhéroe, imaginando su día a día viviendo numerosas y emocionantes aventuras; pero… ¿Qué pasa con Batman? si bien es uno de los héroes más populares actualmente, hay que recordar que tiene un origen trágico en donde la delincuencia de su ciudad le arrebata a sus padres, en ese momento de vulnerabilidad veíamos a un niño asustado que quiso cambiar la situación y se entrenó para lograrlo (obviamente ayudado por su gran fortuna). Desgraciadamente todo es parte de la fantasía y en la vida real no hay superhéroes que nos ayuden, ¿Qué pasaría si un hecho así le ocurriera a un niño que lee a batman?, bajo esta premisa Kurt Busiek nos presenta Batman Creature of the Night.

La historia se sitúa en los años 60 y nos presenta a Bruce Wainwright un chico de 10 años que es fanático de Batman, el cuál sueña con tener la vida que su héroe lleva dentro de las historietas. Bruce no es rico, es solo un chico común qué disfruta leer de comics y pasar el tiempo con su familia (sus padres y ocasionalmente a su tío Alfred con quien suele hacer chistes referentes al mayordomo de los Wayne), pero todo cambia cuando en la noche de Halloween, justo después de regresar a casa, se encuentran con una situación inesperada: unos ladrones han entrado a saquear su casa y terminan asesinando a sus padres justo frente a él (y disparándole a sangre fría). Después de dos meses en coma Bruce despierta y es enviado a un orfanato, pero algo ha cambiado en él pues en la vida real no hay superhéroes que lo ayuden cuando más lo necesita.

Debido a estos acontecimientos Bruce comienza a buscar justicia por su parte, quiere encontrar al asesino de sus padres, sin embargo se percata que la realidad es difícil y el número de crímenes y casos sin resolver son realmente altos, la “ayuda” que se le proporciona en el orfanato por parte de psicólogos no es muy significativa realmente, su tío tampoco lo apoya realmente, él se encuentra solo.

La realidad se comenzará a mezclar con hechos surrealistas pues a partir de la visita de Bruce al zoológico en donde una accidente provoca  la huida de los murciélagos (que lo envuelven), no solo comenzará su propia investigación para encontrar al asesino de sus padres, sino que paralelamente en la ciudad comienzan a ocurrir hechos bastante extraños: varios criminales son atacados y arrestados por una criatura que pareciera ser un murciélago, el temor comienza a crecer entre la población.

La historia es realmente interesante pues pocas veces se explora el hecho de lo que significa Batman en la vida real, más allá de solamente un personaje de ficción, la realidad es que tiene un impacto real en la vida de muchas personas, se ha convertido en un símbolo de justicia para aquellos que la buscan, de autosuperación, de enfrentar tus miedos y salir adelante. A diferencia de los demás miembros de la liga, él no es un dios que trata de ser humano, es solo una persona entrenada que busca erradicar el crimen para que nadie vuelva a sufrir lo que él.

Sin duda un comic bastante interesante que nos invita a reflexionar no solo el papel de Batman, sino de los superhéroes en la vida de todos nosotros, sus fanáticos y seguidores que de una u otra forma crecimos siguiendo y soñando con aquellos que nos hicieron más de una vez escapar de la realidad.