La tercera entrega de Justice League: No Justice es simplemente sensacional, por lo que te pido te armes de valor, porque los spoilers están a la orden del día.

A diferencia de las reseñas anteriores, donde un servidor ha resumido el contenido del cómic hasta cierto punto, es de importancia centrarse en el clímax de esta crisis, ya que las falsas esperanzas y las derrotas son el tema central de este ejemplar.

La acción de los cuatro equipos por detener la amenaza de los Titanes Omega sin duda sigue siendo importante, pero la verdad del asunto es que las Ligas de la Justicia llegan a un punto donde los líderes de equipo buscan desesperadamente hallar la manera de resolver un problema que está afectando no solo a Colu, sino también a los esfuerzos de héroes y villanos de poner un alto al avance de los Titanes.

El revivir de los árboles de los Titanes hace que los héroes vean que el momento se pondrá crítico y que, a pesar de todo su poder, puede que las cosas se vean demasiado tarde para resolverlas.

Por otro lado, la esperanza de Flecha Verde en que la Liga de la Justicia contrasta con el pensamiento fatalista de Amanda Waller más que nunca en lo que va de la miniserie, pues ellos son testigos de los planes más macabros de los Titanes, y de como ellos podrían llevar al mundo a su final. Pero Brainiac, al momento de dejar de existir por las acciones de Waller, no se las dejó fáciles a los involucrados, ya que los trajes con los que los equipa no solo han detenido significativamente el avance de la magia y potencial mágico que tienen los superpoderosos, sino que también ha dejado el misterio de su hijo, el cual en sí está demorando la salvación de Colu.

Y a pesar de los esfuerzos vanos, el jugador más valioso de todos resulta ser Starro, el Conquistador, cuyo ataque a los Titanes Omega es lo mejor de todo el ejemplar, inspirado por el heroísmo y el valor de todos los equipos, y cuyo resultado es lo más impactante de este ejemplar.

La acción en Justice League: No Justice #3 está muy presente de principio a fin, y el camino a la conclusión de la misma la semana que viene es de no perderse. Si ya lo tienes, compártenos tus impresiones, y si no, ¿qué esperas para ir por él?

Sigue con más en Capital Comic.