Sabemos que la Batifamilia puede tender a ser disfuncional, debido a las relaciones que hay entre Batman y otros personajes. Y es justo un asunto de familia lo que vemos en Injustice 2 #52.

De entrada, y siguiendo los eventos del número anterior, vemos a Athanasia Al-Ghul, hermana de Damian Wayne (Ala Nocturna en esta realidad) queriendo vengarse de su padre por el simple hecho de seguir con la dignidad que un al-Ghul tiene, además de querérsela cobrar a su padre por pasar años sin ni siquiera saber que tiene una hija, sintiendo que Bruce da favoritismo a Damian por el hecho de ser éste el hijo de Batman.

Mientras el resentimiento de Athanasia es el centro principal de todo el ejemplar, el apoyo que dan personajes como Canario NegroGatúbela a un testarudo Hombre Murciélago es decisivo para detener a Athanasia. Lo que debe resaltar en esta edición es la resolución a un conflicto que viene de la necesidad de reconocimiento de Bruce como padre de la hermana de Damian, lo cual es muy humano, y que no quiebra la base humana de la relación más íntima que tiene el Caballero de la Noche con personajes que sirven como reparto o invitados especiales fuera de la comunidad superpoderosa de héroes que existe dentro de las publicaciones de DC Comics.

Aunque no es uno de los momentos decisivos de todo lo que va de las entradas de cómic de Injustice 2, sí es uno de los momentos más humanos dentro e los conflictos de esta secuela de la sensacional obra que arrancó con uno de los videojuegos más populares basados en superhéroes de historieta.

Sigue con más en Capital Comic.