¡Viajes en el tiempo y Booster Gold son algunas de las cosas que hacen de ACTION COMICS #993, una aventura que llevará a la celebración total del número mil!

Dan Jurgens es el nombre principal de uno de los veteranos que, de vez en vez, regresan para darnos la calidad soberbia de una historia del Hombre de Acero que se vuelve memorable. Y verlo en las páginas de esta continuidad numérica de Action Comics siempre es refrescante, ya que, sin dejar de lado que es la iniciativa Rebirth la que tiene el espacio principal, nos trae un elemento que es muy clásico en Superman, que es el viaje en el tiempo.

No es algo nuevo ver a Kal-El usar algún medio para romper la barrera del tiempo y regresar al pasado. Y lo digo porque varias aventuras en el tiempo de Superman sucedieron durante la clásica época de Curt Swan, quien para muchos es el dibujante del Hombre del Mañana por excelencia. Ver en algunos números de la Edad de Plata, donde la ciencia-ficción solía ser un motor principal para las historias del género de superhéroe (simplemente en Marvel Comics las aventuras de los Cuatro Fantásticos lo habían dejado eso muy claro), un viaje de ese tipo no solo era fascinante, sino que hacía que muchos se volvieran suscriptores de la revista o la buscaran cada mes en su puesto de revista faVorito.

En sí, Action Comics #993 es la consecuencia de lo visto en el ejemplar anterior y durante el arco de Oz Effect, donde pudimos ver el regreso aparente de Jor-El, padre kryptoniano de Superman. Y mientras que la experiencia de haber enfrentado a Jor-El dejó muy herido a Kal de manera emocional, y su reacción de buscar la verdad con ayuda del Linterna Verde Hal Jordan y la Corporación de Linternas Verdes lo ha hecho sentirse más perdido, el uso de la Corredora Cósmica  de Flash lleva a Kal a una investigación propia de la verdad sobre Jor-El en los momentos finales de Krypton. Mientras que Booster Gold trata de enmendar el error de Superman y enfrenta a Flash en el proceso, Kal-El regresa al pasado de Krypton, donde no solo se da cuenta de que estar ahi lo deja sin superpoderes, sino que Jor-El y el villanísimo General Zod eran compañeros. Y quizá el viaje de Superman a lo que ya fue tendrá consecuencias graves en próximas entregas.

Retomando el tema de viajes en el tiempo de Superman, y como antecedentes para ello, hay tres momentos importantes en la vida mediática del personaje que se vienen a la mente cuando hablamos de este recurso narrativo: el primero se da durante las historias de la Edad de Plata, como se mencionó líneas atrás, cada que se involucraba a Jor-El y Lara en las historias de Superman, y que eran vistas en casi todos los títulos que presentaban al primer gran héroe de todos: Action Comics, SupermanSuperman’s Girlfriend Lois Lane Superman’s Pal Jimmy Olsen.

El segundo momento del que hablo se da en la tercer temporada de la franquicia de los Superamigos (por cierto, ese es el nombre del actual arco narrativo en el título de Batman), en el episodio The Krypton Syndrome, extremadamente raro de verse en una retransmisión de la animación, cuando por medio de una tormenta cósmica, Superman viaja al pasado y previene la destrucción de Krypton, lo cual provoca que en la Tierra, cuando él regresa, solo Robin quede como único iembro vivo de la Liga de la Justicia, pues aunque se dio la generación de superhéroes, la falta de un pilar importante como lo es Superman deja al planeta totalmente vulnerable. Superman comprende que haber salvado a Krypton trajo consecuencias terribles y, contra su voluntad, permite que los hechos de la historia ocurran como deben.

Y un tercero es la realidad que la Black Mercy (reseñada recientemente durante el anual de Aquaman de este año) provee a Superman en la historia de Alan Moore, For the Man who has Everything (con una adaptación sensacional de la serie animada Justice League), donde en el cumpleaños de Superman, el villano Mongul somete al héroe a experimentar una vida idílica en Krypton con un hijo y una esposa, mientras que Batman, Robin y la Mujer Maravilla enfrentan al maloso. Cuando Superman ve que todo es un engaño horrible y sale de la realidad que la planta parasitaria le ha dado, casi mata al villano a golpes, de no ser por la intervención de sus compañeros y amigos.

Sea como sea, el ver un viaje en el tiempo por parte del Hombre de Acero siempre es emocionante, por lo que estaremos al pendiente de ver que sucede después de esta primera parte. ¿Aún no lo tienes? ¡Qué esperas! Ve y cómpralo o recoge el que seguramente ya debiste haber encargado a tu tienda favorita en internet.

Sigue con más en Capital Comic.

Imágenes tomadas de Internet y citando en este artículo a CBR.COM