Usagi Yojimbo es sin duda una de las sorpresas de Dark Horse, mostrándonos una trama digna de cualquier novela policiaca, en donde los misterios, las traiciones y los crímenes parecen no tener fin.

La acción es constante, las escenas de combate resultan interesantes, recuerdan bastante a aquellas películas de artes marciales de antaño. El estilo caricaturesco es un arma de doble filo, pues en algunas escenas le da un toque cómico a lo que estamos viendo, así como disminuye el nivel de violencia presentado, sin embargo, esto mismo le puede llegar a quitar algo de seriedad al momento de tensión presentado.

En este número veremos avanzar el misterio que se nos había venido presentando. Las relaciones entre los personajes jugaran un papel primordial pues las alianzas no son para siempre, y una vez más el deseo de poder llevará a situaciones caóticas (y un tanto inesperadas) para nuestros héroes.

Desafortunadamente incluso en los comics hay corrupción y un acierto es la crítica que se realiza al sistema de justicia, pues muchas veces en pro de los intereses de algunos, se afecta a los que realmente buscan hacer el bien a los demás.

(des)Afortunadamente el misterio y la intriga continúan para nuestro héroe que no se detendrá en su búsqueda de justicia.