En los últimos años se ha debatido mucho acerca de los efectos de la contaminación en el planeta, los problemas que podrían derivar como consecuencia del mal uso que le damos a los recursos naturales, la forma en que el mundo resultará afectado a largo plazo, llevando por consiguiente a la extinción de la raza humana… sin embargo, parece que en vez de ir hacia el progreso con el conocimiento adquirido, los humanos solo nos empeñamos más en destruirnos a nosotros mismos jugando a ser dioses. Cuando todos estos hipotéticos se vuelven realidad y la humanidad se enfrenta a su extinción consecuencia de sus mals decisiones, entramos al mundo de Niourk.

Niourk es una novela escrita en 1957 por Stefan Wul (un novelista francés), que es adaptada e ilustrada por Olivier Vatine, y será publicada a finales de Enero por Dark Horse en un formato Hardcover que sin duda vale la pena para comenzar el año.

La historia nos sitúa miles de años en el futuro, en un mundo post-apocalíptico donde por los errores humanos, los mares se han secado y varias criaturas se han encargado de diezmar a la población, la cuál ha tenido una involución y se ha vuelto a aquellos hábitos (e intelecto) de los hombres de las cavernas, luchando contra el ambiente para sobrevivir, siguiendo los consejos de los ancianos que conocen los secretos de los antiguos y sobre todo temiendo de lo desconocido. Es en este desolador contexto donde conocemos a “el chico negro”, un niño que debido a su color de piel es discriminado por su tribu y será el sacrificio para los dioses; queriendo cambiar su destino decide escapar de su tribu y salir a explorar lo desconocido, aquello que el anciano siempre había prohibido. Esta decisión lo llevará a descubrir que la realidad es más grande de lo que creía conocer.

El tiempo es un recurso con el que se juega constantemente, el pasado, el presente y el futuro convergerán en varias ocasiones para mostrarnos las respuestas a varias incógnitas que se irán presentando en la trama. La historia es presentada por un narrador omnisciente que sólo hasta el final podremos descubrir de quién se trata.

Temas como la ecología y cuidado ambiental, las críticas raciales, la religión y el conocimiento se encuentran presentes a lo largo de la trama, poco a poco iremos viendo como nuestro héroe va evolucionando, aprendiendo acerca del mundo que lo rodea, que no todo es como se lo decían y que aún tiene mucho que aprender.

El ritmo de la narración es constante, el lector será atrapado desde las primeras páginas al presentarse una serie de misterios que poco a poco se irán descubriendo, los personajes están bien construidos, son interesantes y presentan un desarrollo adecuado, el cual es provocado por una serie de sucesos a lo largo de la trama que los irán evolucionando y volviendo más complejos.

Es interesante la metáfora que se hace al conocimiento y cómo debido a él los humanos son condenados a volver a un estado en donde el no saber más de lo necesario es la clave para sobrevivir. La alegoría al mito de la caverna de Platón es un leiv motiv a lo largo de la obra, pues es el saber la clave para el desarrollo de los personajes. EL conocimiento es poder, sin embargo el exceso de él podría traer más problemas que ventajas y la discusión sobre cuanto es necesario saber antes de comenzar a representar un peligro es un tema interesante que será representado de forma magnifica en Niourk.

Una de las mejores historias de los últimos años, la cuál sin duda es un indispensable para los amantes de la ciencia ficción, el único problema que le encuentro es que el final se siente apresurado y desentona con el ritmo narrativo que se venía manejando hasta el momento.