JL creó una amplia expectativa y se queda corta ante la posibilidad de hacer algo sublime con el equipo formado por los héroes más grandes del mundo.

La película carece de una historia envolvente, de un villano amenazante y de desarrollo de personajes; falla en ser una obra épica teniendo todos los elementos para hacer al público vibrar ante el del despliegue de valores, fortaleza e inspiración que los héroes de DC Comics han representado a lo largo de casi ochenta años.

Nuevamente, lo más destacable, es Wonder Woman; un personaje que hizo su primera aparición en la película Batman v Superman y que desarrolla su historia y personalidad en su propia película, considerada por muchos, entre ellos la crítica especializada, como la mejor de las últimas cintas de los personajes de Warner.

Por otro lado, el personaje más desperdiciado, es Barry Allen/Flash, quien a pesar de ser uno de los pilares de la mitología de DC Comics, queda relegado a un muchachito inmaduro, lleno de inseguridades y miedos que lo hacen quedar como la mascota del grupo. En varios sentidos.

La Liga carece de trasfondo. Sus integrantes, salvo Wonder Woman y Superman, no han sido explorados lo suficiente como para ser entrañables; utilizan esta cinta como vehículo de presentación ante las audiencias. Pero bueno, de alguna manera tenían que comenzar.

El Batman de Affleck sigue recolectando opiniones divididas. A mis ojos, se trata, desde B v S, de una versión del encapotado más cercana del retiro: un hombre que a pesar de haber llegado a los límites humanos, en más de una ocasión ha hecho evidente su cansancio. Evidenciando su desventaja al no tener poderes de tal manera que en lugar de enaltecerlo, la misma película lo deja como fuera de lugar ante deidades: ¿Habrá sido diferente con el Batman de Bale? Tema sensible.

Lo bueno: por fin. Los héroes están juntos. Que lo disfrute quien quiera. Así como disfrutan de un café insípido y aguado. Están en todo su derecho.

Lo malo: no explotan las fortalezas de los héroes. No es un equipo. Es un grupo de seis.

Lo feo: un terrible villano, falto del peso que haga contraparte al fallido equipo. ¿Se esperan a la segunda parte para ver si mejora? ¡Clásico!