Zona de spoilers adelante. No es broma.

Si como yo se preguntaban cuál podría ser el significado del surgimiento de un villano patético como Kite Man, en la parte de 5 de la Guerra de Bromas y Acertijos, tenemos la respuesta a tal enigma, y es que finalmente Kite Man mostró su valía, tan sólo por única vez.

El último adepto de Joker cayó en las garras de Riddler cuando Batman, que trabaja para él, lo secuestró. Ahora, con la información necesaria obtenida de la traición del lamentable Charly Brown, alias Kite Man, el Acertijo está listo para dar el golpe final para terminar con el Guasón, que se esconde en su guarida ya no tan secreta. Después de casi perder la vida, Gatúbela consigue pasar la información que Batman necesita para actuar, y Riddler irrumpe a varios pisos de altura con parte de su ejército -del cual Batman es parte- y el Guasón queda por completo a su merced. El Acertijo piensa que su plan ha salido a la perfección, pero ha olvidado un par de detalles: uno, que nunca fue su plan. Y dos, era de Batman. En una última sorpresa, Kite Man acciona un dispositivo con el cual todos los villanos son expulsados del edificio abruptamente. Cuando Riddler se da cuenta que Kite Man le ha traicionado lo pone fuera de combate, dejándolo finalmente cara a cara con el Joker… y con Batman.

¿Quién ha engañado a quién? ¿Quién le es fiel a quién ahora? Algo va a suceder y quizá no sea del todo agradable para nadie…

Un número rápido, directo, sin muchas vueltas que nos deja de frente con las verdaderas intenciones de cada jugador en esta historia. Ahora sólo falta ver, como dicen por acá, de qué cuero saldrán más correas. Magnífica ejecución de Mikel Janín a la historia de Tom King.