En días pasados durante La Mole tuve la oportunidad de entrevistar y platicar con Eduardo Ancer escritor y creador de Aztlan el cual es la continuación de La Tierra Que Cubre, mismo que se escribió hace 14 años.
Eduardo a esta inmiscuido en varios proyectos con la casa productora Metacube, donde realizó proyectos relacionados con la revolución mexicana y Día de muertos, ahí conoce a Pablo Polanco y lo invita a colaborar en este nuevo proyecto donde retoma la historia de la tierra que cubre, así como las ideas de Carlos Gutiérrez, quien también está interesado en dar a conocer nuestras raíces y cultura. Su idea es a través d la fantasía dar a conocer nuestra identidad nacional, promoverla y darla a conocer no solo a nivel nacional sino en el extranjero, Eduardo nos hace un comentario muy cierto actualmente estamos siendo bombardeados por él cómic y el manga extranjero y es mínima la producción nacional; le pregunto a Eduardo ¿cual es la relación entre La Tierra Que Cubre y Aztlan? Me explica que en realidad La tierra Que Cubre es el prólogo de la historia y Aztlan es la misma historia solo aderezad y que ambas historias están íntimamente ligadas.
En cuanto al origen y las bases que tomó para la historia nos comenta que corresponde a todo lo que comprende a Mesoamérica y la leyenda de Los cinco soles y ente contexto viven en una armonía los: Mexicas, Olmecas, Quichés, Mayas, Zapotecas, etcétera todos ellos viviendo en armonía en el Andayu, mientras se da la destrucción del cuarto sol, para lograr este proyecto el autor se sumergió en el estudio de los códices y una gran investigación de más de 14 años, aunque tampoco es una historia que se ubique dentro de un periodo histórico es solo tomar los conceptos así como las sociedades de Mesoamérica y situarlas en un mundo imaginario tal cual en su momento se hizo con El Señor de los Anillos.
Llegamos a lo que quizá sea una de las preguntas más importantes, ¿que tan difícil es hacer cómics en México? Nos comenta que es muy difícil pero en su caso el proyecto a tenido mucho apoyo por desgracia el tema de la distribución es complejo dado que las tiendas grandes te quitan hasta el 50% de las ganancias lo que deja sin beneficios a los productores, afortunadamente actualmente gracias al apoyo de las redes sociales pueden llegar a más gente y vender en línea el cómic, por desgracia muchos no quieren leer en línea o en formato digital y el malinchismo del mexicano que no es tan fácil de superar y que s de la oportunidad de leer algo que no sean capas y súper poderes, afortunamete el proyecto va poco a poco.
¿Que viene después? Pasar del cómic a la animación, videojuegos o incluso juguetes, con el fin de competir con los grandes de la industria, par aumentar la identidad nacional, emocionar a los jóvenes con nuestra cultura. Algo que actualmente ya están trabajando con metacube en Guadalajara donde se están abriendo canales para la industria, en cuanto a lo impreso Aztlan 2 sale a la venta en la FIL de Guadalajara en noviembre, ahora ya no tendremos que esperar años para ver cómo continúa la historia gracias al apoyo que el proyecto cuenta con apoyo y es más fácil su distribución y hacerlo llegar al público cosa que hace 14 años sin el apoyo fue difícil. En cuanto a al industria nacional Eduardo nos comenta que actualmente hay bastante esperanza para la industria en México gracias a premios por parte del gobierno pero que la parte ma importante para que avance la industria es cambiar la manera de pensar de los mexicanos, poco a poco la gente voltea ver nuestra cultura y nuestras raíces enamorarnos de nuestra identidad nacional y para eso hay crear personajes entrañables que hagan click con el lector y es una lucha constante para no quedarse en un número uno sino seguir sacando números para que la gente lo descubra, también pasar del cómic a otros formatos que la licencia no se quede u en un solo formato sino en todos los formatos multimedia como hacen las grandes marcas de la industria. Cerramos la entrevista platicando sobre el trabajo de Polanco el dibujante a cago del arte de Aztlan, el cual es muy detallado y delicado sobre la vida y actividades de los pueblos mesoamericanos por lo cual también requiere de tiempo para poder sacar un producto de calidad y que sea digno de comprarse y leerse y no solo porque es mexicano lo tengamos que comprar sino porque es un producto que vale la pena leer.
El cómic en México no termina de despegar la verdad para mí fue una placentera sorpresa ver Aztlan desconocía que existía y aún conservo el número uno de la Tierra Que Nos Cubre próximamente les daré una reseña de ambos para que s animen a leerlos.