En el número anterior vimos que KG Beast había logrado encontrar a Batman y su prisionero Two Face, con el fin de llegar a su destino, el mercenario a logrado no solo darles alcance a nuestros protagonistas sino que los a derrotado y los tiene a su merced, aún así él héroe logra sacar fuerzas y ponerse de pie y darle un poco de pelea al villano pero no esta en condiciones óptimas después de haberse enfrentado a varios villanos en su camino, sin embargo no es rival para el mercenario mejorado quirúrgicamente. Por fortuna Duke llega en el momento menos esperado y salva a Two Face y Batman sacándolos del lío y huyendo a un lugar seguro a tratar la heridas de Harvey y evitar que muera, cuando los héroes y su prisionero huyen llegan a la escena unos nuevos interesados en la recompensa: la Royal Flush Gang los cuales son eliminados de inmediato por KG Beast, Batman indica a Duke que vaya a una casa de seguridad en donde nos encuentran a Harold Allnut, el aliado que fabrica armas y diseña vehículos para el hombre murciélago y que al parecer también es diestro en medicina.
Mientras este opera a Dent, Duke confronta a su mentor sobre las razones que le hacen exponer su vida para salvar a Dent de Two Face, al principio Bruce parece recio a decir que es lo qué hay entre ellos dos y porque se empeña en salvar a Dente de su contraparte malvada, pero al final confía en su compañero y nos cuenta una anécdota de su infancia sobre él y Harvey y un verano que pasaron juntos en una casa de la familia Arkham para niños con problemas y una amistad ente dos niños con serios problemas y falta de amor paternal por un lado y un fuerte deseo de venganza por el otro. Duke decide ayudar a Batman en su misión pero justo cuando salen de la casa de seguridad son emboscados por los mercenarios de Two Face y esta vez el detective no la tendrá fácil.
En la historia adjunta, Duke logra escapar de las garras de Zsasz y regresa con Bruce a la mansión pero hay algo que no lo deja dormir y se da cuenta que quizá la víctima no es es tan inocente como podría ser y decide salir a espiarla a plena luz del día. Y parece que está en lo cierto.
Un número por demás intenso no solo porque es adrenalina pura sino por ver el regreso de unos de los asociados de Batman que hace años no se sabia que había pasado con él, quizá lo único criticable para mí sería el poco texto y que nos den la historia a cuenta gotas aunque ahí radica su encanto.

– [ ]